Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


ANDRE JOUFFE LOUIS
PERIODISTA
djouffe@yahoo.com
LE MOULIN ROUGE
Mayo de 2015


POR QUÉ DIMOS BOLETAS TRUCHAS

Número cero.
El lado B de Juana de Arco, Mandela y Gandhi.



Existe el lado B en todas las personas. Por ejemplo sabíamos que Nelson Mandela no era un pacifista al estilo de Madre Teresa, pero ignorábamos que en su juventud practicó el boxeo.

Nelson nada de Xhosa, su tribu de origen en la región de Kunu, obedece al nombre que le impuso la señorita Mdingane una persona destinada a impartirle una exclusivamente británica. Su padre le había puesto Madiga. A los siete años todos los niños eran circuncidados y a partir de entonces eran considerados adultos. Su primera esposa fue Evelyn Mase, pero en 1957, conoció a Nomzamo Winnie, como clienta de su oficina de abogado y contrajo segundas nupcias, con la que también tuvo hijos.

Esta mujer estuvo involucrada seriamente en actos violentos y abusos de poder. Involucrada en el secuestro de cuatro blancos, se le atribuye el asesinato de uno de ellos.

Finalmente en la senectud unió su vida a la viuda del presidente de Mozambique, Graca Machel. El Jefe de Estado patrocinados del CNA falleció en un accidente aéreo.

En otro lugar al otro lado el Océano Indico, Mohandas Karamchand Gandhi mezclaba la timidez y un carácter débil con un extraño carisma atractivo.

Hombre de grandes miedos, como a las serpientes, a los ladrones y, no es broma, era incapaz de dormir con la luz apagada y le aterraban los ladrones.

Pese a su fama de vegetariano, fue carnívoro hasta que lecturas alusivas que uno comía para vivir y no viceversa, le obligaron a dejar este alimento que disfrutaba a morir. Su padre miembro de la Corte le obligo a residir en varias ciudades.

Ya a los trece años estaba casado con Kastrubai, boda arreglada por sus padres. Se sabe que nunca supo cómo tratar a su mujer y por tal motivo, incentivo el celibato a tal extremo que a cambio la pobre mujer se negó a aprender a leer y a escribir. Solo firmaba y murió analfabeta.

La familia el líder de la India organizó un matrimonio para sus tres hijos, para que se casaran en forma simultánea en gran pompa. Pero, los pobres niños ignoraron hasta el final cual era el destino del festejo. Un hasta que la muerte los separe.

Aquí llegamos a otra curiosidad, Gandhi era celoso a morir. Por el trato dispensado en el lecho, tenia sobrados motivos pero en esa sociedad un adulterio era impensable para una esposa.

Este personaje carismático, tuvo una desastrosa carrera como abogado pues era incapaz de hablar en público ante el tribunal.

Pocos saben que mantuvo una asidua relación epistolar con León Tolstoi.

En una nación de castas, Gandhi estaba frito. Casi muere en 1932 en huelga de hambre como protesta hacia los privilegiados e intocables incluso en delito.

Consideraba el hinduismo como imperfecto, pero dudaba de muchos principios cristianos.

Modesto pero nada de tonto, para algunos de sus viajes compró ternos especiales, elegantes, y así se le veía en Johannesburgo en 1900 en determinadas circunstancias.

Enemigo de la medicina de mercado creía en las curaciones de tierra y agua, apelaba a remedio caseros y despreciaba las medicinas alopáticas. Sin embargo nada pudo curarle del reumatismo que lo persiguió durante toda su existencia.

Manilal, su segundo hijo contrajo tifus y el propio Gandhi con su esposa lo curaron en base a un tratamiento de hidroterapia. A su esposa también la sanó de hemorragias con tratamientos considerados hoy alternativos.

Pero el ayuno era el porta estandarte de este hombre llamado Mohandas pero Tagore lo bautizó Mahatma que significa alma grande.

En una marcha en la que miles de seguidores sacaron sal del mar protestó contra los británicos por apoderarse de la materias primas de la India.

También hizo una especie de huelga del silencio. Se le ve con el gobernador de Bengala en una reunión durante la cual no pronunció palabra alguna "Nuestra lengua es un reflejo de nosotros mismos" ha dicho. Sabias palabras pronunciadas poco antes de su asesinato en 1948.

Finalizamos con Jean o Jehanee su verdadero nombre. Esa mujer que a los 13 años escucho voces, supo encabezar un ejército y dicen que luego de varios contubernio, fue encarcelada, violada y quemada en la pira por bruja. No obstante su corazón, dicen no consta porque fotos no existían, que su corazón siguió latiendo.

Tras su muerte, dos hermanas suyas inventaron a una impostora para convencer a la gente que Juana había sobrevivido. Un dato frívolo: su corte de pelo inspiro en 1900 la moda Bob, al estilo de esta mujer santa para algunos, bruja para otros. Asimismo, temple y frialdad tuvo. Cuando sorprendió mujeres ocultas entre sus soldados, mató con su espada a una de ellas como acto ejemplarizador.

Schadenfreude es una buena palabra alemana para definir a aquellos que se regodean con la mala suerte ajena. Los que ingresan en estado de éxtasis de puro pensar las consecuencias nefastas en un tercer cráter del Calbuco; los que vieron mil veces cómo se estrellaban los aviones en las torres gemelas o los reporteros de canales cuando llaman a la puerta de la madre cuyo hijo de diez años ha sido disuelto en ácido en un WC y le preguntan lo que siente. "A la gente se le humedecen los ojos y se quedan todos tan contentos"

Esto leemos en "Numero Cero", última novela de Umberto Eco. La idea de un magnate medio mafioso, un Commendadore, es tener a mano un diario amenaza destinado a jueces, políticos, la mafia que teman la publicación de un periódico, que desnude su fechorías y desvíen la mirada de las propias.

También esta con la idea de no sacarlo nunca a la calle, pero trascender que esta ahí, para un "cuidadito conmigo".

Los periodistas de Mañana, pues publicaría las noticias que aun no han ocurrido pero eventualmente sucederían, se rompen la cabeza siguiendo las ideas del jefe de redacción.

Sin embargo un reportero viejo de idea fija, duda de que el Mussolini expuesto y colgado en una plaza con Clara Petacci sea el autentico y que en abril de 1945 fue salvado gracias a la ayuda del Vaticano, los Gladia (organización mundial que usó efectivamente en su época, el nombre del arma usada por los gladiadores y protegida por la mafia, USA, URSS para por si las moscas) en época pre CIA, pues esta fue creada después de la guerra. ¿Donde estaría el Duce?

Por lo menos hasta los años noventa, pues a los 45, a fines de la guerra estaba con ulcera y en pésimo estado fisico. Para variar en Argentina u oculto en algún lugar para hacerlo reaparecer cuando a conveniencia de los poderes.

Esta especulación increíble, dudosa y fantasiosa sin embargo culmina con el periodista asesinado. Alguna vena sensible tocó en su investigación y una buena puñalada en la espalda puede culpar a ladrones, asaltantes, la mafia, la CIA, pues todo esto ocurre ahora.

El reportero se vale del informe forense que señala lo irreconocible de cómo estaban los cadáveres al momento de encontrarlos.

La novela no es mala, tampoco una joya. Es diferente a lo escrito por Umberto Eco, de ahora 83 años.

Hay un capitulo del cual merecen salvarse párrafos especiales. Aquí Eco reproduce las ideas de la manipulación informativa. Señala que la astucia proviene en como se entrecomillan las declaraciones. "Se derrumba un viaducto, un camión cae al vacío, el conductor muere. El texto tras haber referido rigurosamente el hecho, dirá:" Hemos escuchado al señor Rossi, de 42 años, que tiene un quiosco en la equina: "¿Qué quieren? Fue una fatalidad", ha dicho. Lo siento por ser pobrecillo pero cuando el destino se ceba con uno, se ceba". Inmediatamente después un tal señor Bianchi (alcance de nombre), de 34 años, albañil dirá: "Es culpa del ayuntamiento. Hacía tiempo que este viaducto tenía problemas."

¿Con quien se identificará el lector? Pues con el que apunta a alguien o a algo. El problema es qué y como entrecomillar.

Un juez metomentodo, tiene que investigar un caso que puede pisar muchos callos, incluso los del Commendadore, el dueño del periódico en ciernes. Cero manda a un reportero a Rimini con una grabadora y maquina fotográfica.

Quizás el fiscal no es pedófilo ni ha asesinado a su abuela, pero algo raro habrá hecho.

Al regreso hay foto del magistrado en el banco de un parque quemando un cigarrillo tras otro, o sea esta angustiado. Lo ven en un restaurante chino, ¿Por qué no en uno italiano comiendo spaghetti como todo el mundo? Si solo fuera eso, pero usaba calcetines digamos, esmeralda, o verde guisante y zapatillas de tenis.

De ahí a que el lector lo imagine fumando un par de porros hay un huequito.

Entonces, ya la figura de este profesional queda como distorsionada y dudosa ante el lector sin que se manifieste nada especial. Y obviamente las conclusiones del fiscal merecerán dudas.

Con el asesinato del reportero obsesionado con que Mussolini vivió hasta muchos años después de 1945, le avisan al Commendadore, es decir, le hacen un guiño ¿Quiénes? que esta investigación molesta a alguien sea la CIA, al Vaticano, a la Cosa Nostra… y si continúa con ella puede saltar por los aires a bordo de su yate.

En consecuencia el valor de Numero Cero es que usted sepa como se puede manipular la información sin matar con la cerbatana.

Hace varios días atrás me entrevistaron de Primer Plano de Chilevisión, para que diera mi opinión del porque pelearon Kel Calderón, veinteañera, con la veterana Paulina Nin de Cardone. Respondí que era consecuencia de una antigua rivalidad de dos viejas pánicas revivida por la hija del abogado que sacó a colación para hacer noticia un rumor de hace dos décadas que habría echado a correr Nin sobre la paternidad real de su hermano menor.

Falso, Nin con sus problemas de Krohn y maridos bolseros que mantener, jamás se habría metido a las patas de los caballos, especialmente tratándose de un equino abogado. Fue truco de Kel para sacarla de Vértigo a guisa de venganza, un motivo de hacer noticia tal como Jiles a los 50 declara haber hecho el servicio militar con Gadafi, a los 52, estar embarazada y a los 55, sufrido una agresión sexual cuando niña. La trampa fome de hacer noticia. Pero, el jefe de redacción de Número Cero señalaría:"Ahora la gente comenta: que Hernancito Calderón es hijo de la Raquel de con quizás quien". Schadenfreude.

Conforme a un estatuto de las Naciones Unidas, existe una escala-parámetro de costo de vida de cada país que sirve a los organismos internacionales, cancillerías y empresas calcular los sueldos u honorarios de sus representantes en el exterior.

De esta manera, por ejemplo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile decide cuanto corresponde pagarles a sus embajadores, ministros consejeros, agregados, en fin, a todo el universo que compone la sede diplomática dependiendo de las destinaciones. Para los empleados contratados en el propio país donde está la sede, rigen los aranceles o sueldos de mercado o convenidos.

Ocurre que este parámetro que era hasta ignoro cuando, en dólares, suele o solía fallar cuando las divisas locales se revaluaban ante la moneda norteamericana.

Sucedió en Francia en 1994, cuando el franco, aun no regía el euro, se revaluó hasta en un 30 por ciento frente al dólar.

La situación se tornó desesperada para quienes residíamos en París porque muchos teníamos hijos estudiando en Chile y las remesas al exterior bastante contundentes. Por ejemplo, si un agregado ganaba 6500 dólares, de pronto se reducía a 4800. Y si de esa suma la mitad era remitida a Chile apenas alcanzaba para cancelar los onerosos arriendos parisinos que eran para bolsillo normal, espantosamente desproporcionados como los de Punta Arenas. Caros en relación a calidad y tamaño. Y eran caros porque teníamos doble jornada y eso nos obligaba a residir en los intramuros de una ciudad de 2 millones de habitantes con una periferia de ocho, más barata pero lejana y a veces hasta peligrosa.

Los Embajadores en los países donde Chile tiene sede propia, se ahorran lo que se llama los gastos de representación y parte del sueldo y co pago de arriendo (ínfimo) ya que los sueldos al personal local también corren por cuenta del ministerio. En aquellos donde no ocurría, la cosa se ponía más ácida pese al co pago del arriendo que injertaba el Ministerio. Lo que sí recuerdo claramente es que hubo atraso en el pago de imposiciones al personal llamado local, que alcanzó cifras millonarias con sus demandas y multas correspondientes.

Al momento de jubilar, quedaban al descubierto enormes lagunas impositivas. Con Eduardo Frei Ruiz Tagle el problema estafa comenzó a solucionarse país por país. Debo reconocer que muchas funcionarias pedían el trabajo a honorarios pero con el tiempo se avivaban y exigían contrato.

Con las revaluaciones comenzaban los SOS. Algunos funcionarios de carrera y agregados consideraron la posibilidad de solicitar retorno al país pues vivir con esos recursos tan bajos era inviable, insostenible.

Los gastos reservados son para el embajador y los agregados ya sean de cultura, prensa y científico técnicos. Ellos los requieren para invitar a sus pares, hacer atenciones y otros menesteres para la buena convivencia donde hay un intenso intercambio.

En general estos dineros equivalían a 200 dólares que es la nada misma en un país europeo.

En mi caso, ya no necesitaban los 200 dólares para gastos de representación sino que mucho más para pagar las universidades de dos hijos que estaban estudiando en Chile. En una oportunidad, el rector de una de ellas de visita en Francia al ver mi vehículo tan destartalado me ofreció: Veo que las cosas están difíciles aquí, te voy a becar a uno de ellos. Y eso hizo Andrés Guiloff, del Uniacc de entonces.

La segunda pata era justificar esos 800 dólares que agregaron a los 200. A fines de mes la embajada debía remitir un comprobante justificando los gastos de cada funcionario de estos fondos reservados a la contraloría.

Reuníamos boletas de restaurantes, tratando de que no coincidieran por ejemplo dos almuerzos el mismo día y hora, de los platillos propineros e informábamos: cena en honor de la jefa de prensa de la agencia francesa. O regalo de cumpleaños de la directora de comunicaciones del festival de Cannes. O flores para la directora de la oficina de cooperación. A veces las recogíamos de las mesas de los restoranes que dejaban los clientes.

De hecho gastábamos 200 dólares en atenciones pero no mil. Pero pasados 15 años puedo contar la verdad. Esos mil dólares casi derechito iban al pago de las universidades o de salud de los retoños que dejábamos en Chile.

Lo más absurdo de este resquicio al cual nos obligaba una ley mal concebida, era obligarnos a recurrir a estos trucos en vez de plantear: 500 dólares enviados para pagar tal o cual universidad o la pensión donde alojaba la madre inválida del funcionario. Hubiese sido lo mas lógico.

Yo mismo necesitaba dedicar tiempo y vergüenza para pedir boleta de cenas a mis colegas de carrera que no reciben este ítem. La suma siempre tenía que pasar la cifra de mil, la diferencia no era retribuida, era lógico y justo, pero si uno justificaba menos de mil, debía reponerlos de su propio bolsillo.

No éramos casos Penta ni Coval pero de igual manera muchos de nosotros nos sentíamos como culpables de apelar a estas facturas truchas para financiar los estudios de nuestros hijos.

Lo peor, era imaginar al pobre funcionario de contraloría en Chile con un sueldo quizás inferior a mil dólares, que pudiese pensar: "Miren la vida de zares que se dan estos frescos mientras uno por menos, debe sacarse la cresta trabajando".



Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...

Compartir en Facebook