Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


ANDRE JOUFFE LOUIS
PERIODISTA
djouffe@yahoo.com
LE MOULIN ROUGE
Abril de 2015


LOS ENEMIGOS DE MADRE TERESA, NAPOLEON Y MOZART

En una interesante colección de pseudo biografías sobre Madre Teresa, el prisionero de Elba y el Niño Terrible, la investigadora Doris Paris entrega aspectos realmente novedosos.



Nos enteramos que al nacer en Albania, no en la India, actual Macedonia, Madre Teresa era hija de una familia pudiente que lo pierde todo al morir el padre.

Pese a ser uno de los grandes milagros vivientes tuvo serios contendores. Ellos aducían que inculcaba la conformidad, el sentimiento místico y el statu quo social entre los pobres que, de seguir su prédica nunca saldrían de su precaria condición social y vivirían de planes y subsidios clientistas del Estado, caridad cristiana y orando con pasividad.

En otras palabras que debían ser más agresivos, llegar a las huelgas o a las manifestaciones tipo Ghandi.

Contraria al aborto y al divorcio tuvo un contingente millonario de detractores.

El color blanco que usaba, representa en Oriente el luto, no el negro.

Vivió muchos años en Zagreb, Croacia antes de partir a la India y curioso, su nacionalidad para viajar fue la norteamericana.

Varias veces desafió a los talibanes y aparecía con el rostro descubierto en las calles. El arzobispo de Calcuta llego a prohibirle salir del convento porque le decía que su fe no iba a librarla de los asaltos. Le impuso como condición salir como laica para evitar malos mayores, pero ella repetiría un proverbio español: Lo que no te mata, te inmuniza.

Su relación con lady Di, tampoco estuvo exenta de críticas, por eso sus biógrafos omiten generalmente los trabajos en conjunto que realizaron. Era "too much".

Finalmente brotaba a menudo la frase: "La falta de amor es la mayor pobreza del ser humano".

Gonxha, que era su verdadero nombre, tuvo un pretendiente macedonio, pero su nombre ha sido borrado de todas las biografías de Madre Teresa.

En "Napoleón Bonaparte", Paris nos entrega otras particularidades: le tenía fobia a los gatos y su presencia le provocaban desmayos y si veía uno entraba en pánico llegando a temblar. Era un pésimo orador y sus escritos abominables, pero tenía sus asesores que los convertían en magníficos.

En lo higiénico era obsesivo y hasta en las campañas militares tomaba varios baños al día. A las mujeres tenía la extraña costumbre de cambiarles el nombre aunque las conociera de antes. Le temía a su esposa Josefina, por sus escándalos y chismes. Había sido una boda de conveniencia aunque dicen que él realmente estaba enamorado de ella.

Frases lo persiguen hasta el día de hoy:"El tonto tiene una gran ventaja sobre el hombre de espíritu: esta siempre satisfecho de sí mismo", "Del talento a la cordura hay una gran distancia" y siendo el tan pequeño, se consolaba: "La altura de los hombres no se mide de los pies a la cabeza, sino de la cabeza al cielo".

En Punta Arenas la Fundación Jorge Sharp presentó hace tres años "El Niño Monstruo", aludiendo a Mozart. Se deja entrever que Antonio Salieri su eterno rival lo habría envenenado. Lo cierto que Salieri se envenenó solo de envidia o quiso convencerse del crimen para vengarse de lo que el mismo reconocía: Todo lo mío es una basura comparado con un solo acto de La Flauta Mágica. Esta ópera le costó el rompimiento con la masonería pues Wolfang utilizó ritos masónicos para esta obra.

De familia pudiente, murió pobre y de una enfermedad digestiva. Su famoso Réquiem, le pertenece solo en parte. Al fallecer durante la composición, lo culminó su mejor amigo, Franz Xavier Sussmayr y así la viuda Constanza Webber pudo cobrar los derechos. No obstante fue enterrado en fosa común pues el dinero no alcanzó para exequias decentes. Algo estrafalario para una persona que compuso un Réquiem.

La trastienda del Requiem fue llevada al cine y teatro con el nombre de "Amadeus" por el británico Peter Shaeffer y dio pábulo para cierta controversia en Chile. En una escena, a Constanza se le ve el pecho descubierto. Las autoridades de Teatro Municipal lo encontraron demasiado escandaloso en los años ochenta y la obra casi se suspende. Finalmente el director y Consuelo Castillo (Constanza) salieron con la suya. Hubiese sido algo tan extraño de censurar una ópera por un pezón como lo hizo el presidente argentino Juan Manuel Onganía en Buenos Aires en los años sesenta cuando suspendió en plena función "Bomarzo", obra de Alberto Ginastera inspirada en una novela del cordobés Manuel Mujica Laínez, el Moncho.

Mozart fue un chico difícil, de lenguaje coprolálico y bromas pesadas y de mala leche de las que no tomaba conciencia. Quizás fue demasiado exigido por su padre Leopold en su infancia. Murió a los 35 años. Su enfermedad estomacal estuvo acompañada de otra que fue de la mano de otros grandes compositores como Beethoven y Schumann, la sífilis.



Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...

Compartir en Facebook