Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


ANDRE JOUFFE LOUIS
PERIODISTA
djouffe@yahoo.com
LE MOULIN ROUGE
Julio de 2014


NICOLE KIDMAN: NO SOY GAY, MI EX PAREJA CRUISE ES GAY

- El lifting de Sergio Hernández.
- Obra teatral muestra a un Allende cocainómano.
- Vivir con el enemigo o trabajar con ex CNI.



Bastó con que me preocupara de los calores imperantes en Magallanes para que ese mismo día nevara por primera vez y tuviéramos una semana de mierda pero útil, importante para que no se derritan los hielos.
Oslo y Copenhague estarían aislados por dos o tres meses si sus aeropuertos operaran como el de Sandy Point.

Leo un libro de Lucho Sepúlveda y siento que le hace falta un viaje de verdad para renovarse, me siento leyendo siempre lo mismo. Una pena porque tiene tanto talento el Lucho.

Sigo con la Guerrilla Literaria en la versión que me trajo Faride. De lado otra vez Edwards y sus memorias siúticas y también leo a la vez de Rodrigo de Castro con La revolución cardiovascular, de ediciones de la Universidad de Chile. De Castro, el pituco de gauche más enfermado que conozco y su manifiesto entretenido y útil sobre esas enfermedades pan de cada día.

Me entero por ahí que hace unos años Sergio Hernández se hizo un lifting, así que la cosa no era de las caderas nomás. Lo comprendo. Y sigue metido en sus vicios y dice que el que nace chicharra muere cantando. Para ciertas cosas, no hay pellet. El tiene uno en la guata, pero no basta para otras cosas que le gustan. Bueno es su vida privada y que jué.

Me llega también, que el buen Bruno Betati sigue más dictador que nunca y es el celador del cine chileno. Lo odian y lo aman pero también le hacen la pata a morir. Dejó parcialmente Valdivia para radicarse en Santiago. Cuídate Bruno que también debes muchos favores que te permitieron surgir en el pasado. Jirafa.

Todo esto se me vino a la cabeza viendo en YouTube el Diálogo de Exiliados de Raúl Ruiz donde Hernández, encarna a un desubicado de derecha que cae en medio de los exiliados. Me entretengo con algunas entrevistas a Raúl en francés y español. Siempre muy didácticas, En serio.

Me preguntan por Valeria Sarmiento y cuento que esta regio. Así me han dicho.

Raúl una vez me invita a uno de los cines del Beabourg para que viéramos algo traducido así como Imágenes alteradas, con Baldwin su única creación hollywoodense. Éramos los dos únicos en la sala. A Ruiz no le extrañaba. Incluso acotaba, muy serio: "En el cine debe de haber un poco de aburrimiento". Algunos señalan que nunca tanto como en sus películas.

En una muestra de cine me encuentro con algunos documentales bastante de aficionados proyectados en la misma velada con los de verdaderos profesionales. Quizás habría que separar porque cuando ya es tarde de noche, se llega cansado al postre que es lo mejor de la velada.

La muestra de cine Latinoamericano que organiza Proa Cultura por octava vez en Punta Arenas en esta oportunidad incluye a Porvenir. Sorprendió a los espectadores el martes 22 con la proyección de "El Bombazo de la Capilla Fátima", realizado por el Colectivo Teleanálisis.

El hecho ocurrió el 6 de octubre de 1984. En aquella oportunidad cuatro militares pusieron artefactos explosivos que destruyeron parte de la iglesia. En la acción, falleció el capitán Patricio Contreras Martínez al estallar una de las bombas en sus manos. Otros tres oficiales fueron posteriormente procesados.

Esta acción criminal obedeció a una venganza de la dictadura por el Pinochetazo, la primera protesta masiva nacional, que le propinaron al dictador durante su visita pocos días antes 20 mil valientes magallánicos.

En el documental se aprecia al periodista Felipe Pozo, entrevistando al párroco Murillo de la Parroquia de San Miguel, barrio en el cual se crió el colaborador de esta emisora Vladimiro Mimica Cárcamo, y al obispo Tomás González. Esta autoridad eclesiástica fue solidaria en la lucha por los derechos humanos, y sin embargo tan pusilánime ante los actos pedófilos de varios de sus sacerdotes. No hay que olvidar que Rimsky Rojas, uno de sus protegidos, fue trasladado a Puerto Montt donde se suicidó hace dos años apremiado por las acusaciones y por las evidencias de su participación en la muerte del joven Ricardo Harex, un caso irresoluto, parecido al de Matute Johns en versión magallánica.

El Bombazo de la Capilla Fátima en su momento, hizo sacar la voz a muchos civiles; los propios sacerdotes acusaron sin ambigüedades al gobierno militar de la fechoría.

William Levet, entonces un niño, fue llevado por su madre Norma Mella. Y recuerda: "Llegamos al recinto, rodeado de militares, pero al acercarnos, vimos con horror que de una viga colgaba un ojo". Pertenecía al capitán Contreras.

Teleanálisis fue el único medio que cubrió este capítulo de la larga lista negra de barbaridades de Pinochet y sus sicarios.

La muestra de cine, trae a realizadores como Andre Habberger cuyo padre fue un detenido desaparecido en Argentina y filma el asesinato del camarógrafo sueco Leonardo Henrichsen, en pleno centro de Santiago en julio de 1973. También se proyectará Mi vida con Carlos, de Germán Berger Hertz.

Me cuenta Ignacio Aliaga que la intención de crear la fundación Raúl Ruiz es complicada pues muchos productores no sueltan la película aun cuando tenerla no les sirve de nada. Además Raúl hizo películas para particulares.

En el festival de teatro de Avignon, donde La Troppa se lució en 1999, hicieron pebre la obra de Marcio Layera "Imaginación del futuro". Muestran a un Allende comiendo pasteles y jalando coca con sus ministros durante el golpe. Dice el diario Liberation "No es primera vez que disparan contra un ídolo. En su obra "Borges", el argentino Rodrigo García imagina al viejo escritor ciego transformado en carne molida y servido en los stands de salchichas instalados a la salida de la Bombonera. Lavera, nacido en 1977, manda el siguiente mensaje: ¿Valió la pena el gobierno de Allende para tener como castigo 17 años de masacre?

Su espectáculo, despega sobre una plataforma rigurosa, interpretado magistralmente por Rodolfo Pulgar. Allende esta a punto de pronunciar su último discurso el 11 de septiembre de 1973 mientras los tanques ya rodean la Moneda. Pero la escena se convierte en fantasía cuando vemos a los ministros convirtiendo el escenario en un estudio de televisión actual decorado a lo pub con los ministros bailando desenfrenadamente. En vez de profundizar el discurso histórico de hace 40 años, se opta por un cuadro provocador: los ministros pasan el sombrero para pedir a los espectadores dinero para la educación de un pobre cesante. En esta colecta aparece una joven que pregunta mientras se pasea entre los espectadores si quieren acostarse con ella o acaso a cambio de la donación, sexo oral.

La obra gira en torno a los objetivos mas obvios para bailar en este tango fascista, como Martine Le Pen, el papa, Benjamín Netanyahu y eso cae bien y encuentra pocos detractores en la sala.

Es en este burdel, cuando surgen algunos arranques de bravura de parte de los ministros de Allende que luego de haberle pellizcado algo de coca al presidente se entregan a una hilarante danza de San Guy.

Es Lavera quien se interroga en el propio programa distribuido en sala si Allende valió la pena los 17 años de dictadura. ¿Esta utopia seria posible en vuestro país?, pregunta. ¿O fue solo el capricho de un presidente burgués?

Culmina Liberation: "Lavera debería haber ido mas lejos: si no hubiese existido Allende, tampoco el 11 de septiembre, ni la guerra de Irak ni el agujero en la capa de ozono.

Sin Robespierre, sin Napoleón, ni la Comuna de Paris, sin la guerra Mundial del 14 al 16 en fin. Si la historia no existiera, no habría habido tanto sufrimiento.

Al cretinismo político Lavera adjunta sin sorprendernos una lección de moral para concluir: la marioneta de una mujer atrozmente torturada bajo Pinochet viene a pedir cuentas a Allende.

Justo antes del cierre de cortinas y los grandes aplausos.

Firma René Solis, critico del arte de Talia de origen latinoamericano.

Un punto de vista más, ahora que se acerca el once.

Reflexiono:

Es un Chile extraño el de hoy. En un entorno no muy grande, sorprendo que hay tres personas que colaboraron con la CNI o tuvieron algo que ver con ella. Aun se refieren, uno de ellos, buen chato y servicial, con un respeto casi servil hacia los militares. Otros, surgen por Google comprometidos en juicios siniestros cuando cómplices de los sicarios que asesinan al carpintero Juan Alegría Mundaca, en Con Con. Visitan la cárcel para blindar a los verdaderos culpables y sobornan a otros agentes para que sí se declaren. En otras palabras para corromper a los testigos.

Esta aquel experto en diseño y dibujo que se jacta de falsificar cedulas de identidad y que lo hizo en el pasado, y te lo cuenta como gracia. Pero ocurre que ese documento quizás fue usado por un agente para asesinar a Prats o Letelier. Entonces ¿Es tan inocente el tipo?

Y esta aquel periodista maduro en edad, que dispara contra todo lo que huela a no pinochetismo llegando a decir que la familia del tirano jamás robo, sino los que hurtan son los de la nueva mayoría y antes de la concertación. No niego que así sea, pero que el dictador robó es efectivo y al por mayor.

Otro veterano súper buena voluntad, y entonces convivimos con ellos porque han sido contratados por la concertación misma, ignorante o al tanto de su pasado mediano. Raro todo esto, como que no calza pero es el día a día y de pronto te das cuenta que uno de ellos es apoderado de su hijo que cursa la misma aula de tu hijastro y, ¿Qué vas a hacer? No eran asesinos pero encubridores y o informantes sí y la actividad desplegada cobró vidas gracias a estos interpósitos.

Y en este pantano existimos en el Chile de hoy. Desconcertante.

Una cosa es evitar en el ascensor del edificio a Moren Brito, como ocurría con la madre de la presidenta, Angélica Jeria y otra trabajar con quien fuera un suche suyo. Y hasta echar la talla como que no quiere la cosa pues a veces son bastante simpáticos pese a su interior oscuro, turbio o supeditado a chantajes de quien sabe.

Igual da cosa, inexplicable.

Al proyectarse en el marco de la Octava Muestra de Cine Latinoamericano "A sangre fría, Pinochet y su plan Z", el documental del alemán Wilfried Huismann y Raúl Sohr, uno aprecia cómo el tiempo permite que opresores y oprimidos se encuentren en el día a día de la vida cotidiana.

Gracias a esta circunstancia, Rodolfo Lautaro Mansilla pudo, aun convaleciente de un infarto vascular, ver por primera vez esta producción realizada hace ocho años.

La idea del realizador alemán era reunir a un torturado con su torturador y lo consiguió al convencer a Rodolfo Talo Mansilla, eje central del film, para que visitara la oficina del abogado Mario Casas. "Previamente, Wilfried le dio al abogado del Consejo de Guerra causante de muchas de mis torturas, garantías de que yo no lo iba a agredir e iba a actuar con mesura. Me costó mucho, especialmente al ver como reía durante el encuentro", comentó Talo.

También se entrevista al abogado Gerardo Álvarez quien aún justifica el accionar represivo comparando a los presuntos subversivos de entonces con los delincuentes que reciben hasta el día de hoy golpes de la picana eléctrica durante los interrogatorios.

Talo confirmó que el realizador jamás le remitió una copia y algunos socialistas locales en forma muy egoísta, en posesión del film en computador, nunca le mostraron las imágenes.

En el microcosmo de Punta Arenas el documentalista Wilfried Huismann busca huellas. El encuentra víctimas y victimarios que hoy viven en la misma ciudad como vecinos, evitando cada contacto personal.

Durante la ronda de preguntas, Mansilla se emocionó al punto de llorar al evocar las imágenes de sus compañeros comunistas torturados. Asimismo confirmo la presencia del criminal nazi Walter Rauff en Dawson: "En una oportunidad se estropeó un artefacto y llamaron al alemán para que lo arreglara. Si lo logró, lo ignoro, pero que estuvo asesorando a los militares, es cierto. También queda en evidencia que hasta hace poco mandaban los marinos puesto que no dejaron que la avioneta en que viajábamos para visitar el lugar de detención ni siquiera sobrevolara la isla".

Al lado del escultor estaba su pequeña hija Adelaida, a quien Talo le dijo: "Para que veas lo que vivió tu padre".

Un cerrado aplauso y muchas lágrimas en el ambiente cerró la sesión.

Leo "Tortura y resistencia en Chile" de Katia Reszczynski, Paz Rojas y Patricia Barceló, tres médicos que hacen el perfil del torturado, del torturador, de los efectos, de todo lo terrible del once desde lo que podría ser la parrilla.

Ediciones de la Radio Universidad de Chile. Los especialistas salieron al exilio también y basaron sus estudios en ochenta casos de detenidos torturados.

De modo que ahora dicen que Cruise es gay. Bueno algo debe de haber y que mas da. Nicole Kidman podría decirnos algo al respecto, en este caso es válida la frase de Gutiérrez que copió Camiroaga: no soy gay, mi pareja es gay.



Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...

Compartir en Facebook