Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

Entrevista a Ernesto Ottone

"RICARDO LAGOS SIEMPRE PODRá CONTAR CONMIGO"

Cercano amigo y colaborador del ex Presidente Lagos, Ernesto Ottone fue uno de los asesores claves durante su gestión presidencial. Acaba de publicar "El Segundo Piso. Un ejercicio de memoria…"

Por Mario Rodriguez
mario.rodriguezordenes@gmail.com

Octubre de 2016

"No hay en este libro un intento de estudio del gobierno de Lagos; algunos temas centrales de su gobierno -como la seguridad ciudadana o las políticas indígenas- simplemente no están presentes, porque seguí su desarrollo de lejos, escribe en "El Segundo Piso. Un ejercicio de memoria", Ediciones Debate, 2016, que acaba de publicar en un lanzamiento que se realizó en el Centro Cultural Gabriela Mistral".

Su mundo en rigor ha sido el académico más que la política.
"Efectivamente. Las circunstancias me han llevado a la política en más de alguna oportunidad".

Ernesto Ottone, (1948) es doctor en ciencias políticas de la Universidad de La Sorbonne. Fue asesor estratégico del Presidente Ricardo Lagos y Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPAL. En la actualidad dirige la cátedra globalización y democracia de la Universidad Diego Portales. Ha publicado una quincena de libros, de los cuales destacan "Después de la quimera", (2008), escrito junto a Sergio Muñoz; "Debatiendo sin ira", (2012), en coautoría con Jorge Navarrete; "Gobernar la globalización", (2011) y "El viaje rojo", 2014.


EL SEGUNDO PISO

Al comienzo, el segundo piso no era más que el segundo piso de La Moneda; allí estaba la oficina y los aposentos privados del presidente y las oficinas de sus colaboradores más cercanos. Aún no se convertía en un concepto periodístico relacionado con la estructura de poder o con la gestión en el palacio presidencial.

¿En el segundo piso se ejercía cierta dosis de poder?
"No de poder… En la Unidad de Análisis Estratégico estábamos en la situación de discutir ideas, aconsejar y planteárselas al presidente de la República. Pero poder, directamente no. Nosotros teníamos un cliente único que era el presidente de la República. Nuestra tarea era seguir las grandes ideas fuerzas, las metas estratégicas del gobierno, así como pensar en los momentos de alto nivel simbólico y en los discursos presidenciales como dimensión estratégica. Fueron seis años muy intensos".

La permanencia del equipo dependía de la confianza del presidente Lagos.
"Si bien todos los funcionarios nombrados por el mandatario duran mientras tienen su confianza, en nuestro caso ara aún más evidente, o quizás más simple y cotidiano, pues no tenía el efecto de un nombramiento institucional, duran lo que duran".

¿Le costó abandonar La Moneda?
"El término del gobierno lo recuerdo con alegría, volvía a la Cepal, a mis queridos estudios, después sería la universidad, los libros, el análisis de la vida pública, las columnas periodísticas, las clases. Todo aquello que constituye mi vocación, pero de lo cual la vida me ha apartado varios veces".


CAMBIOS EN LA VIDA

Don Ernesto, tantos cambios en su vida.
"Es la vida que nos correspondió. A toda una generación".

Luego del exilio, ¿Qué Chile encontró?
"En esos años Chile había cambiado. Se había modernizado de manera asimétrica, física y socialmente. Era más fragmentado de lo que yo recordaba, la riqueza ya no tenía los pudores de la vieja burguesía chilena. La apertura económica había terminado con el país austero y modesto, de aspiraciones provincianas, de pocos restaurantes y muchas "picadas". Se había convertido en una sociedad más modernizada que moderna, más abierta al consumo que al mundo, con un cierto arribismo a flor de piel… era más fachosa que atractiva".

La clase política nacional está muy cuestionada. ¿Cuál es su reflexión?
"Creo que no hay que tener una actitud provinciana y creer que sólo acontece en Chile. En el mundo entero hay una crisis de la democracia representativa y estamos asistiendo a una profunda crisis de la globalización. Chile está inserto en esa realidad y no se trata, por tanto, de una crisis únicamente chilena".

¿Cuál es su análisis del proceso reformista que vive el país?
"Las reformas son necesarias, pero no siempre han sido hechas tomando en cuenta sensibilidades más amplias lo que ha imposibilitado mayores acuerdos y producido ciertos niveles de crispación política".

¿Y que puede señalar de la compleja relación entre la política y el dinero?
"Es un fenómeno mundial, pero Chile es una taza con leche comparado con otras realidades de la región. Nosotros lo vivimos con fuerza, porque presumimos tener un Estado mucho más en forma, con instituciones más fuertes".

Don Ernesto, ¿Ha tenido buena estrella en la vida?
"En realidad me considero un sobreviviente".


CERCANIA CON LAGOS

Debido a su cercanía son muy interesantes las apreciaciones que Ernesto Ottone sobre Ricardo Lagos: "Ricardo Lagos Escobar no es el alma de la fiesta. Tampoco es una persona de mal carácter, al menos no la mayor parte del tiempo. Es serio, toma las cosas en serio, pero también tiene sentido del humor… Si bien es voluntarioso, tiene conciencia de los límites de la acción humana, y es capaz de combinar el optimismo de la voluntad con el pesimismo de la inteligencia".

¿Mantiene su cercanía con Lagos?
"Muy estrecha…".

Se sabe que él está analizando una eventual candidatura presidencial, ¿Puede adelantar algo?
"Nada, porque precisamente él está analizando la situación. Cualquiera cosa que se diga son especulaciones. Solo especulaciones".

De darse un nuevo gobierno de Ricardo Lagos, ¿Estaría dispuesto a colaborar?
"Por supuesto. Ricardo Lagos siempre podrá contar conmigo".

Compartir en Facebook