Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

Entrevista al Doctor Ricardo Ferrada

EL DISCURSO CRÍTICO DE OCTAVIO PAZ

Hito del pensamiento latinoamericano, el escritor y pensador Octavio Paz, es revisado en profundidad en esta lucida publicación.

Por Mario Rodriguez
excitatus@gmail.com

20 de junio de 2009

"EL DISCURSO CRÍTICO DE OCTAVIO PAZ", Editorial Ariadna / IDEA, 2009, fue la tesis doctoral en Estudios Americanos del académico Ricardo Ferrada Alarcón. La investigación entrega las coordenadas de uno de los pensadores más influyentes de la América Contemporánea: el mexicano Octavio Paz, (1914 - 1998). "El tema central de este libro es el discurso crítico del escritor Octavio Paz, cuyo fondo reflexivo marcó diversas líneas temáticas en la cultura latinoamericana. En un vínculo inevitable con ello, considera también su condición de referente intelectual que excede el espacio de su país, y, aun, del conjunto de nuestra región, dada su presencia directa en acontecimientos socioculturales y políticos que han determinado la configuración de nuestras sociedades, particularmente en la segunda mitad del siglo XX".

¿Qué rasgos destacaría en el discurso crítico de Octavio Paz?
"Independientemente de sus propuestas temáticas o líneas conductoras, hay un aspecto que resulta innegable en su discurso; me refiero a la potencia de ideas e imágenes que expresa, con una capacidad de lenguaje que diluye asperezas, por otra parte, hay un tono que impone a su prosa, una perspectiva -a veces muy personal- sobre los problemas que aborda, de modo que resulta altamente eficaz para seducir al lector con su argumentación".


DISCURSO CRÍTICO LATINOAMERICANO

Usted señala que en la época de Paz "era imperioso constituir el discurso crítico latinoamericano, en tanto necesidad cultural e incluso una resolución ideológica". ¿En qué medida lo logró?
"En verdad se trató de un problema que se inicia con ideas personales, donde alude a que Latinoamérica carecía de crítica ("un sistema de ideas" dice), que se articuló posteriormente con propuestas dialogantes un poco más radicales, un proyecto colectivo asociado a la idea de romper con nuestra dependencia cultural. En el ámbito crítico, eso implicaba llegar a establecer una teoría literaria propia, acorde con las producciones de nuestros escritores. Eso ya contaba con algunos antecedentes, si pensamos en otro mexicano como Alfonso Reyes, aun cuando él no pensaba en este sentido".
Es reconocido que tenemos crítica, y de la mejor, con algunas "categorías fundantes", para usar una feliz expresión del uruguayo Noé Jitrik. Paz aporta en eso, con su idea de "ruptura" por ejemplo, o la tradición de la ruptura para explicar el proceso literario. Pero también está Ángel Rama o Antonio Cornejo Polar, que proponen la idea de transculturación y heterogeneidad respectivamente, sin las cuales resulta casi imposible pensar o explicarse la diversidad cultural latinoamericana. Eso es producto del esfuerzo y talento personal, sin duda, sin embargo surgen desde ese contexto".

¿Qué influencias ha tenido en Chile su pensamiento?
"Es difícil dimensionar esto. Sí puede afirmarse que un libro como "El laberinto de la soledad", por ejemplo, generan discusión respecto de un fenómeno como la identidad cultural. O "Los hijos del limo", que pone su atención en los momentos de ruptura de la poesía hispanoamericana, cuya marca de inicio se dio precisamente en Chile con Rubén Darío, de modo que le estudia, no tengo dudas".



RELACIONES CON EL PODER

Él se vio profundamente afectado por políticas del gobierno mexicano de la época, que afectaron los derechos humanos de estudiantes universitarios. ¿Ello implicó un cambio en su pensamiento y en sus relaciones con el poder?
"El cambio, en gran medida, se dio en sus relaciones con el poder oficial, el PRI; eso ocurrió, según se sabe, cuando renunció a su cargo como embajador en India, luego de la llamada "matanza de Tlatelolco", en 1968. Por cierto, ese hecho no dejó indiferente a nadie, sólo que hubo apoyo público a su decisión, también polémicas. Respecto de su pensamiento, en realidad ya había tenido un giro desde la izquierda hacia una posición más liberal, motivado por su conocimiento de la situación política en algunos países europeos, y su declarado compromiso con la libertad. Esto indudablemente determinó que fuera visto con cierta sospecha, dada su antigua adhesión política".

¿Cuál considera que es el legado de Octavio Paz para las generaciones futuras?
"Su legado son los libros, de los cuales cada uno tiene un germen, una semilla que puede estallar. Por lo mismo, eso puede eventualmente darse en dimensiones distintas; creo que hay una reflexión suya que tiene vigencia, por ejemplo, la idea de modernidad, o su negativa a pensar en la misma posmodernidad en Hispanoamérica. Tiene un modo de pensar crítico sobre el arte y la literatura que resulta muy actual, anticipador todavía incluso, de la suerte que puede tener la cultura en nuestro continente".

En definitiva, ¿prefiere al Octavio Paz ensayista o escritor?
"Es difícil la elección, en verdad ambos son parte casi de un mismo proceso creativo: pensamiento crítico y pensamiento poético. Cubren espacios distintos, que convergen en una mirada sobre la realidad. Extrañamente, se recuerdan más sus libros de ensayo y crítica, no me resto a esa experiencia. Aún así, no quiero omitir que su visión más americana, si se quiere, está en ese gran poema suyo llamado "Piedra de sol".

Compartir en Facebook