Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

Fernando Estenssoro:

"LAS SOLUCIONES SON VARIADAS Y ALGUNAS CONFRONTACIONALES"

La publicación encara una de los temas fundamentales de la discusión de chile y el mundo: la relación entre medio ambiente e ideología.

Por Mario Rodriguez
excitatus@gmail.com

15 de mayo de 2009

"Un tema que ha capturado con fuerza el imaginario colectivo de la sociedad contemporánea es el referido al Medio Ambiente. La percepción de que la acción del ser humano sobre el medio ha generado una crisis ambiental o ecológica que se traduce en una seria amenaza a la sobrevivencia de las actuales y futuras generaciones, planteó la necesidad de modificar nuestra relación con la naturaleza, en un cambio de actitud que ha llegado a ser definida como una verdadera revolución cultural y/o un cambio paradigmático en la manera de entender la relación entre el ser humano y el planeta. No sólo la vida del hombre sino la de toda la Tierra, entendida como su hábitat natural, es la que estaría amenazada", precisa Fernando Estenssoro Saavedra, en "Medio Ambiente e ideología. La discusión pública en Chile, 1992 - 2002", Editorial Ariadna / USACH - IDEA, 2009, una valiosa publicación que contribuye al debate público. En Chile también el tema tiene carácter de urgente.


LAS PRINCIPALES AMENAZAS…

Fernando Estenssoro Saavedra es Licenciado en Historia, magíster en Ciencia Política y doctor en estudios americanos por la Universidad de Santiago de Chile. Se ha especializado en pensamiento político moderno y contemporáneo, desde donde analiza la problemática medio ambiental. Durante la conversación con El Diario Austral sostuvo que "en la actualidad todos somos ambientalistas". Precisó que su estudio es una "mirada académica". Respecto a las principales amenazas que tiene el planeta destaco: "como la contaminación, la pérdida de la biodiversidad, el cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales, y para algunos, la llamada explosión demográfica".


LAS PRINCIPALES AMENAZAS…

Fernando Estenssoro Saavedra es Licenciado en Historia, magíster en Ciencia Política y doctor en estudios americanos por la Universidad de Santiago de Chile. Se ha especializado en pensamiento político moderno y contemporáneo, desde donde analiza la problemática medio ambiental. Durante la conversación con El Diario Austral sostuvo que "en la actualidad todos somos ambientalistas". Precisó que su estudio es una "mirada académica". Respecto a las principales amenazas que tiene el planeta destaco: "como la contaminación, la pérdida de la biodiversidad, el cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales, y para algunos, la llamada explosión demográfica".

¿Son amenazas globales?
"Ciertamente. Dado que una acción de deterioro ambiental en un punto del globo puede repercutir y, de hecho así ocurre, en otro muy distante, en la medida que el planeta constituye un solo y gran ecosistema. De aquí, entonces, que no sea extraño que este tema se haya transformado en uno de los que estructuran la agenda política mundial contemporánea. Basta mencionar los esfuerzos desplegados para implementar las dos cumbres mundiales sobre el Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente que, hasta el momento, se han efectuado o, a modo de ejemplo más reciente, la importancia que está adquiriendo la discusión referida al "calentamiento global".

¿Por qué ha ocurrido esta situación? ¿A qué se debe este cambio de paradigma?
"Como toda respuesta a un fenómeno complejo, ésta nunca es unívoca, sin embargo, nos parece interesante el planteamiento del historiador de las ideas inglés, David Arnold, cuando señala que "el conocimiento de la subordinación y dependencia de los humanos respecto de la naturaleza data de hace muchísimo tiempo, pero el sentido de los seres humanos como guardianes y destructores de la naturaleza apenas acaba de nacer y, con él, la abrumadora sensación de nuestra responsabilidad por la destrucción pasada y la supervivencia futura de otras especies".

¿Cómo se estructura este debate ambiental?
"Se estructura en torno a preguntas tales como: ¿Cómo y por qué se ha llegado a esta situación? ¿Cuáles son las responsabilidades sociales y políticas al respecto? ¿Es posible superarla o revertirla? ¿Cómo se puede revertir? ¿Qué tipo de cambios (sociales, económicos, culturales, políticos, filosóficos, religiosos) y de qué alcance son necesarios para salir de esta situación?

¿Y cuáles serían las respuestas?
"Las múltiples, disímiles y, muchas veces, altamente confrontacionales respuestas que surgen a estas preguntas, han renovado y revitalizando el espacio de discusión político ideológico contemporáneo. Por ejemplo, de acuerdo con el politólogo inglés, Andrew Dobson, el tema de salvar el planeta y al ser humano de la devastación ambiental o ecológica en que estaría derivando la sociedad que se estructuró desde la Revolución Industrial en adelante ha llevado a la formulación de toda una nueva ideología, diferente a todas las otras surgidas durante la modernidad, y que denomina ecologismo. Esta nueva ideología política de matriz posmoderna, hace referencia a la necesidad de urgentes cambios radicales o revolucionarios en la organización social y política mundial, sustentada en una nueva cosmovisión biocéntrica y no antropocéntrica para revertir la situación".

¿Hay otras visiones?
"Ciertamente. Las visiones que tratan de superar la denominada crisis ambiental, sin cuestionar la perspectiva antropocéntrica, se identificarían con el nombre de ambientalismo y serían de un carácter reformistas. Por lo menos para este autor, en el debate político-ideológico del Primer Mundo de habla inglesa, esta distinción sería muy aceptada. Sin duda que la propuesta de Dobson puede ser compartida o criticada, pero estimula la reflexión sobre la evolución de las pugnas ideológicas que ocurren en las distintas sociedades a través de la historia y cuya comprensión es clave para entender su evolución política".


UN TEMA FUNDAMENTAL

Precisa Estenssoro que: "si aceptamos la premisa de que el tema medioambiental se está transformando en uno de los estructurantes de la política contemporánea, su análisis ideológico se convierte en un requisito necesario para el intento de comprender los derroteros de la política en el presente siglo XXI, ya se trate a nivel nacional, regional y/o mundial". Y agrega algo muy interesante, en el sentido que los conflictos humanos no se han superado con el término de la Guerra Fría. Sostiene Stenssoro que: "Por otra parte, Dobson, con su propuesta, viene a desmentir, una vez más, a aquellos que se ilusionaron con la tesis de que el fin de la Guerra Fría implicó el término de las agudas confrontaciones utópico-ideológicas que tensionaron gran parte de la política mundial del siglo XX, por medio de de la consolidación de la hegemonía de los ideales políticos liberales unidos a economías capitalistas de mercado. Así, los que creyeron que esta hegemonía inauguraba toda una nueva época, a la que, paradójicamente, denominaron como "el fin de la historia", a lo menos desde el punto de vista de la temática ambiental, simplemente pecaron de ingenuidad teórica".

¿Acaso una pugna ideológica en torno al medio ambiente?
Por cierto, en ningún caso estamos señalando que el mundo, en la actualidad, presente una pugna ideológica y geopolítica en torno al Medio Ambiente, como la que enfrentó a capitalistas y comunistas durante la Guerra Fría (o, si se prefiere, desde el triunfo de los bolcheviques en la Rusia de 1917). Pero, desde un análisis propio del campo de las ideas, el debate medioambiental tiene un trascendental contenido ideológico que señala nuevas e interesantes tensiones políticas, si bien aún son prematuras de evaluar en su grado y alcance. Vale decir, la base de este debate ambiental reside en las distintas maneras sobre cómo entender la organización deseable de la sociedad por parte de los distintos actores sociales y políticos confrontados y en donde las tesis radicales o revolucionarias, reformistas y conservadoras (entre otras), "compiten" por las conciencias ciudadanas".


IMPORTANTE PARA CHILE

Stenssoro precisa que: "este análisis es particularmente interesante para el caso chileno ya que, a raíz de los cambios políticos que surgieron con el inicio de la década de los 90 del siglo pasado, y que implicaron el retorno a una vida política de acuerdo a los parámetros de una democracia liberal, esta temática comenzó a adquirir un creciente protagonismo en el debate político-público indicando, también, su fundamental contenido ideológico. A modo de ejemplo, cabe destacar la reflexión crítica que realizó la dirigente ambientalista Sara Larraín, sobre los resultados de las cumbres mundiales de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente convocadas por la ONU, precisamente por la falta de voluntad política de los países por implementar sus acuerdos".

Pero el debate ha sido escaso…
"El debate medioambiental ha sido relativamente poco tratado en Chile. Por cierto, existe una gran cantidad de ensayos y escritos que hablan "desde el problema", vale decir, obras de pensadores ecologistas y/o ambientalistas que, desde el mundo de la acción social y política, escriben, suscriben y prescriben determinadas visiones de mundo y acciones que consideran las óptimas para alcanzar una sociedad ambiental y/o ecológicamente deseable. Pero pensar "sobre el problema", como fenómeno ideológico en sí mismo, en la perspectiva de la proyección que ejerce sobre la acción política, es a lo que nos referimos cuando hablamos de una relativa escasez de estudios".

¿Es lo que busca en su investigación?
"En este trabajo se buscó profundizar precisamente las ideas que componían los ejes de la tensión ideológica del debate medioambiental en los años iniciales del retorno de la discusión político-democrática en el país. El estudio se desarrolló sobre el examen del debate público que se planteó sobre el Medio Ambiente en los medios de prensa escritos, entre los años 1992 y 2002. La circunscripción a estas fechas entregó la doble ventaja de señalar el período de tiempo que abarca la realización de las dos grandes cumbres mundiales sobre el Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente ya citadas, y porque, en el plano interno, entre estos años se realizaron en Chile las elecciones presidenciales de 1993 y 1999, que estimularon el debate político. Igualmente, se recurrió como fuentes primarias a la prensa".

Estenssoro revisa la discusión en Chile en torno al tema en el periodo 1992 - 2002 y sostiene que en la actualidad "todos somos ambientalistas", aunque las soluciones son variadas y algunas confrontacionales.

Compartir en Facebook