Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

POLI DELANO

"QUIERO SEGUIR ESCRIBIENDO CON LA PASIÓN DE SIEMPRE"

Poli Délano, prolífico, suma y sigue con "estas ahí"... Pero de trasfondo esta la pena permanente por la muerte de su hija Barbara.

Se cumplen diez años de la tragedia y se prepara libro que recopila su poesía y otros escritos.

Por Mario Rodríguez Ordenes
Periodista
excitatus@gmail.com
Octubre 2006

 

Poco antes de viajar a México, conversamos con Poli Délano en una de las salas del Instituto Chileno Británico de Cultura de Santiago, donde imparte clases desde hace algunos años. Délano, viaja al lanzamiento de "Estas ahí", Editorial Andrés Bello, 2005, su más reciente trabajo literario. La jornada cultural se realizará en la Embajada de Chile en México".

Cuál es la trama de estos relatos?

"Se trata de relatos de tres amores que si no llegan a la obsesión, "son perseguidores". Ciertamente la relación de pareja es uno de los temas recurrentes en mi escritura, señala este prolífico autor que le gusta escribir por las mañanas.

En la primera de las historias, "Estás ahí", Isabel es como un hermoso fantasma que sigue a Danor Balbuena dondequiera que él vaya... En "El rayo verde", un capitán de barco, Amasa Délano, recorre obsesionado el litoral y las costas sudamericanas del mar Pacífico en busca de su amada Alejandrina, que entre un viaje y otro se le ha perdido... Y en "El verano murciélago", una pareja se reencuentra después de cincuenta años de separación".


EL OFICIO

Hijo único del escritor y diplomático Luis Enrique Délano Falcone y de la fotógrafa Lola Falcone, Poli nació en Madrid, en 1936, inició su carrera literaria en 1960 con la publicación de "Gente Solitaria"...

Su padre influyó en su oficio?

"No soy escritor porque mi padre lo haya sido".

Y cómo se inició en el proceso creativo?

"A los dieciséis años escribí una obra teatro para participar en un concurso de teatro, cuyo premio era un viaje a Europa... Al ponerme escribir esta obra me di cuenta de mi pasión por escribir. No había nada que me gustara más y de ahí no paré más".

Autor de más de una veintena de libros, traducidos a varios idiomas, Délano se ha mantenido ajeno a las corrientes más recientes de la literatura hispanoamericana. "Sin la complejidad de Cortazar ni la exuberancia de García Márquez y lejana al barroquismo de Carpentier, su obra escapa a las definiciones, aunque muchos se limitan a llamarla "realista".

 

LA POLÍTICA Y EL EXILIO

Siendo muy joven, Délano ingresó al Partido Comunista. En 1973 fue despojado de su cátedra de literatura norteamericana en la Universidad de Chile. Partió al exilio en Suecia, donde su padre había sido embajador y luego viajó a México junto a su familia, donde permaneció durante once años...

Marcador el exilio...

"Es una marca que se lleva toda la vida... Lo maravilloso es haber conocido a fondo un país como México, un pueblo maravilloso. Siempre digo que México es mi otro país, no el segundo".

En qué momento está de la vida?

"Acabo de cumplir 69 años... y quiero seguir escribiendo con la pasión de siempre".

Le teme a la muerte?

"No pienso nunca en eso... Pero más le temo a dejar de vivir... También le temo al dolor, pero a veces la muerte no duele..."...

Usted tiene fama de bohemio y gran conversador... Ha puesto limites a esas jornadas?

"Siempre hay que reconocer las limitaciones, pero no cuidarse en extremo... En ese caso es mejor que a uno lo venga a buscar el Señor".

Ha pensado en escribir sus memorias?

"Con sólo pensarlo me canso, porque una tarea de esa naturaleza exige investigación, diversas recopilaciones... En cambio, para mi escribir siempre ha sido un gozo y no me quiero apartar, por el momento, de esa línea".

 

UNA PENA PROFUNDA...

Resulta imposible conversar con Poli Délano sin referirse a su maravillosa hija, la poetisa Bárbara Délano Azócar fallecida trágicamente en octubre de 1996, en el vuelo de Aeroperú que cayó al mar en las cercanías de Lima. Bárbara fue una de las setenta víctimas de la tragedia del Boeing 757 200. Tenía tan solo 34 años...

"Nunca hay conformidad", precisa Poli. Bárbara residía en México y aprovechaba algunos días de vacaciones para dirigirse a Santiago, con una previa estadía en Lima, donde pasaría a visitar a algunos amigos.

"Perder un hijo es la prueba más brutal que pueda tener uno en la vida. Me duele no verla".

Nacida en 1961, Bárbara viaja frecuentemente a ver a su padre exiliado después de la caída de Allende. Marcelo Soto precisa: "Concluidos sus estudios secundarios, en 1980, Bárbara Délano abandonó México y se matriculó en la Universidad de Chile para estudiar licenciatura en Letras Hispanoamericanas. En esa época se acercó a la Sociedad de Escritores de Chile. Así la conoció Díaz Eterovic, quien asegura que a pesar de su corta edad tenía un trabajo lírico tremendamente sólido".

Antes del accidente Bárbara se desempeñaba como directora Editorial en Ciudad de México.

 

SE CUMPLEN DIEZ AÑOS

El próximo año se cumplen diez años de la muerte de Bárbara y se espera lanzar una publicación en su homenaje. "Vamos a reunir no sólo sus textos, sino que también correspondencia y algunos artículos escritos acerca de ella después de su muerte".

Délano rememora que su hija Bárbara "desde pequeña fue una poetisa adelantada. Ella empezó a escribir tempranamente y era notable la configuración imaginaria que tenía. Recuerdo que tenía alrededor de los ocho años cuando fue a visitar a mi padre al hospital. Lo encontró con todo tipo de tubos y eso la impresionó profundamente y lo plasmó en un poema que fue publicado en el Diario "La Ultima Hora".

En vida, Bárbara publicó "El rumor de la Niebla", 1984 y en forma póstuma "Playas de fuego".


UN RELATO CONMOVEDOR

Luego de la muerte de Bárbara, Poli escribió un relato muy emotivo donde en parte dice: "Con Antonio y Guillermo parten a última hora a recoger su maleta en el hostal de Miraflores donde se hospedó. De ahí a toda carrera al aeropuerto. Quédate, le dicen, te vas mañana. No se decide. Perderás el avión, quédate hasta mañana. No se decide. Es la última pasajera que se presenta cuando está por cerrarse el vuelo. Viste un traje de lino blanco, dos piezas, y no lleva aros ni anillos, pero sí dos o tres cadenas en el cuello. Se despide de los dos amigos. "Si se cae el avión" les dice riendo avísenles a mis padres, ellos no saben que voy a verlos".

Cómo fueron sus últimos días, los que pasó en Lima?

"Un largo reventón, días bohemios, una fiesta ambulante que se traslada de un lugar a otro durante todo el fin de semana. Ella era incansable para la risa, la alegría, la amistad"...

El cuerpo de Bárbara no se recuperó y Poli precisó: "Cuando vi cómo salían del agua los cuerpos, pensé que era mejor que no la encontraran. Que se quedara en el mar, preciosa como era y como una bella durmiente".

Poli concluye que "cuando Bárbara era niña, el abuelo pintó un mural en el patio de Cartagena, donde aparecía ella en el fondo del mar, viviendo armoniosamente entre peces y algas... El mural está hoy un poco deteriorado, pero la cara de la niña figura intacta".

Que golpes nos da la vida...

"La muerte de Bárbara me cambió la vida radicalmente. No soy el mismo Poli de antes".

Compartir en Facebook