Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

HELMUT FRENZ

BIOGRAFIA DEL CORAZÓN

Por Mario Rodríguez Ordenes
Periodista
excitatus@gmail.com

Agosto 2006

Pese a los augurios no ha levantado polvareda el lanzamiento de "Mi vida chilena. Solidaridad con los oprimidos", Editorial LOM, 2006, del pastor evangélico Helmut Frenz. Tal vez, porque ya pasó la tormenta y hoy el pastor Frenz tiene una vida algo retirada de la política criolla.

Decimos algo, porque Frenz está en una comisión de la Fundación Salvador Allende, que preside Joan Garcés, que está estudiando la reparación a víctimas del Régimen Militar. Los fondos para esta reparación provienen de algunas de las cuentas embargadas al general Pinochet en el extranjero y la comisión en la que está Frenz revisa los casos… Por eso que decimos algo retirado, porque ese tema, en cualquier momento, estará en primera línea y ahí estará también el Pastor Frenz….

En la publicación que comentamos, Frenz revisa lo que llama "mi vida chilena que se prolongó entre 1965 y 1975". Luego de los acontecimientos del 11 de septiembre de 1973, Frenz fue una figura decisiva en la creación del Comité Nacional de Refugiados, CONAR, posteriormente del Comité de Cooperación por la Paz, Comité Pro Paz y más tarde de la Fundación de Asistencia Social de Iglesias Cristianas, FASIC, entidades que fueron señeras en la ayuda y defensa de los perseguidos por el régimen militar.

La obra fue presentada el pasado 9 de junio en la Biblioteca de Santiago, por el escritor Antonio Skarmeta, el sacerdote Mariano Puga y el académico Herbi Lara. Más de un centenar de personas ovacionaron a un emocionado Helmut Frenz.

En breve conversación, Frenz precisó: "Este no es un libro de historia, aunque reconozco ser un actor de esa época. Han pasado treinta años y por esa razón mi retrospectiva con toda seguridad es incompleta, mucho ha quedado en el olvido".

Cercano al cardenal Silva Henríquez y a Monseñor Fernando Ariztía, "mis hermanos, dice, Frenz fue expulsado de Chile en 1975 por el gobierno militar.

Con residencia en Chile desde el año 2004, Frenz, de poco más de 70 años, sabe que es una figura controvertida.

"Lo sé… Este libro es una biografía de mi corazón. Es una confesión de aquello que hice y dejé de hacer. Ello me hace impugnable y vulnerable. Solamente me esmeré en servir a mis hermanos. Acercarme, como me fuera posible, a Jesús, a su ejemplo".

Usted hace clases de ética y derechos humanos en algunas universidades de Santiago y asiste espiritualmente a los enfermos, ¿piensa quedarse definitivamente en Chile?

"Eso sólo lo sabe el Señor, pero déjeme decirle que mi vida por siempre estará vinculada a este querido país y su gente. Eso se lo puedo asegurar".

Compartir en Facebook