Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
TEMAS DE ACTUALIDAD
Enero de 2016


Torsten Pettersson

"ESCRIBO PARA ENTENDER"

Vino a Chile a presentar su reciente parto literario, "Dame tus ojos", una novela negra destinada a convertirse en éxito de librerías.

Algo de sabía de Chile antes de arribar al aeropuerto Arturo Merino Benítez.
Ya había averiguado un poco de la vida de Gabriela Mistral, Claudio Arrau y Pablo Neruda, entre otros. Estaba muy al tanto de la dislocada geografía de nuestro país, y de la diversidad climática y cultural que ello genera. También estaba enterado de que Tierra del Fuego tiene un clima bastante parecido al de Suecia. Aparte de ser la estrella de la Feria Internacional del Libro de Santiago, se dio maña y tiempo para conocer el Museo de Historia Natural.


LA TRAMA DE SU RECIENTE PARTO LITERARIO

En un pequeño pueblo de Finlandia, aparece una mujer estrangulada y desnuda. Le han extraído sus ojos y le han marcado una letra en su vientre. El detective a cargo del tema detiene al novio de la víctima, quien, termina confesando el asesinato.

Es el comienzo de una novela atrapante, cuyo autor -Torsten Pettersson- es hoy a nivel planetario uno de los reyes de la novela negra.

Merced a la gentileza de Marcelo Avilés (de la Cámara Chilena del Libro) y a Manuela Azancote, que las ofició de intérprete, La Belleza de Vivir pudo conversar de modo distendido con este notable escritor finlandés.

ENTREVISTAS EN VERTICE2000Torsten Pettersson: "Escribo en prosa, pero también me encanta la poesía"

-¿Qué es lo que más te ha gustado de Chile, en estos días?
-En cuanto a la comida, el pescado…y esa cerveza que usted tienen y que no tiene nada que envidiarle a las mejores del mundo! (Sonríe).

-Tú has dicho que no sabemos todo lo que se oculta en nuestro interior. Al respecto, quisiera agregar que todo ser humano sabe lo que es, pero no lo que podría ser. ¿Qué te sugiere la frase?
-Estoy de acuerdo… ello es muy evidente y se da mucho en los casos de ciertos crímenes. No olvides que yo trabajo la novela policial… En las escenas del crimen queda ello de manifiesta, en donde las personas se dan cuenta que bajo ciertas circunstancias hacen cosas que en un estado normal jamás harían.

-¿En qué medida el origen y el medio han influido en tu literatura?
-Bueno, yo nací en Finlandia, donde sólo un 6 por ciento de la población habla sueco. Entonces, crecí como persona bilingüe y hoy escribo en sueco, que ha pasado a ser mi idioma natural.

-En Chile, la novela negra (policial) y la literatura humorística se estiman como géneros literarios menores, de poca monta. ¿Ocurre lo mismo en los países escandinavos?
-Sí… originalmente sucedió algo similar. Sin embargo, durante los últimos quince o veinte años la novela negra se ha desarrollado mucho, y ha tenido mucho éxito en el extranjero este tipo de narrativa. Hoy la novela policial tiene mucha mayor cabida. Ahora es frecuente encontrar en los diarios escandinavos reseñas de novelas de este tipo.

-¿Escritores como Georges Simenon o Norman Chandler influyeron en tu formación?
-Los he leído y me gustan mucho. Pero, en general mis influencias fueron otras. Respecto a mi libro último es una novela negra, claro está. Y claro, tengo aspiraciones literarias al respecto.

-Marcel Proust decía que escribía para recordar. Hay otros que escriben para olvidar. ¿De qué lado estás tú?
-Yo escribo para entender. Para entender las complejidades del cerebro humano y la complejidad de la crueldad, que es algo que parece no tener fin. Hay mucha maledicencia en los ámbitos privados y públicos… y tanto entre naciones como entre personas.

-¿Cuál es el propósito más íntimo de tu literatura?
-Bueno… debo partir por decir que escribo tanto poesía como prosa. Desde luego, los fines son distintos. Cuando escribo poesía, trato de abordar temas más trascendentes. Sin embargo, cuando escribo prosa, se trata de temas más deprimentes. Claro, la novela negra nunca ha sido muy edificante, que digamos. Aborda la parte oscura de cada ser humano. He escrito novelas policiales y he abordado temas como la Alemania nazi, que son más tangibles.

-El escritor suizo Friedrich Durrenmatt, asegura que en el mundo de hoy la tragedia es imposible, que solo hay lugar para la parodia.
-Me gusta mucho ese autor. Sin embargo no estoy de acuerdo con su aseveración. Hay mucha tragedia en el mundo de hoy en día, y hasta hay críticos que han tratado mis obras como tragedias griegas. También podemos hacer referencia a Sófocles, que puede ser considerado el primer hombre en el mundo en escribir una novela policial.

-En consecuencia, ¿Con nobles sentimientos es imposible hacer buena literatura?
-Es cierto. Es mucho más interesante estudiar a personajes que son horrendos, que son egoístas…que tienen obsesiones o manías. Son personajes más intrincados y -a la vez- fascinantes.

-La crueldad, la felonía o la traición humanas, ¿son más interesante de escrutar que el lado luminoso?
-Es que considero que es el lado oscuro el que necesita de una explicación. Y es un lado que cohabita en todos nosotros, aunque muchos no están dispuesto a aceptarlo y luchan contra él. Cuando se leen novelas policiales, nos enfrentamos con nuestro propio lado oscuro, ese que muchos logran neutralizar y no sacar a flote, afortunadamente.


EN TORNO A LAS PALABRAS

-Jorge Luis Borges dijo que las palabras "hay que oírlas. No leerlas". Creía que los relatos podían contarse en voz alta, no así la novela, donde el "interlocutor" se distancia. ¿Qué opina de ello?
-Si bien es interesante lo que dice Borges, yo lo veo desde otra perspectiva. Como escritor de poesía y escritor de prosa, debo preocuparme del sonido dentro de mis novelas. Entonces, en mis novelas el interlocutor no está muy distante… más bien está muy presente. Esto no quita que haya relatos con voces, claro…

-El estilo son las limitaciones que tiene un escritor. Por ejemplo, el estilo de Borges le hubiese impedido escribir novelas o teatro. En consecuencia, el estilo es una limitante para el escritor?
-Puede ser cierto ello en el caso de Borges. Él tiene un estilo muy particular y en su caso puede ser una limitante, ello no ocurre en todos los casos. Como escribo poesía y prosa, mi situación es diferente. Por ejemplo, en mi novela "Dame tus ojos", hay siete voces distintas. Una de estas voces, es de una chica de trece años. Se trata de una rusa que no habla muy bien el sueco. Entonces, claro… yo debo adaptar mi estilo a eso. Desde luego, un escritor puede emplear esta herramienta en el sentido de ir cambiando de estilo.

-¿Por qué recomendaría él sus propios libros? ¿Por qué tendríamos que leerlo?
-La novela "Dame tus ojos", la recomiendo porque es muy interesante y tiene una buena cuota de suspenso. Se trata de un suspenso bastante atractivo. Pero no es solamente eso. La novela en sí misma encarna personajes con una profundidad que la convierte en interesante.

-A propósito de ello, en las novelas de Kafka, lo fundamental no es la psicología de los personajes, sino lo que le sucede al personaje. ¿Sucede algo similar en su obra?
-No. Eso no pasa en mi novela. En mis obras es muy importante lo que sienten los personajes, tanto aquello que los lleva a cometer un crimen, como lo que sienten las víctimas. En mis novelas las víctimas tienen voz propia, no solo se convierten en cadáveres. Las emociones en mis personajes son muy importantes.

-Es la infancia, como decía Gide, ¿lo que nutre a todo escritor?
-No sé si estar de acuerdo o no. En mi caso personal, en mi infancia leía todo aquello que tuviera suspenso. No me daba cuenta de ello, n o era un acto racional, pero cuarenta años después, admito que eso pudo haber influido mucho en mi escritura.

-Como poeta te vinculan al arte; como escritor te tildan de intelectual. ¿Crees que el artista es más auténtico que el intelectual?
-En realidad esa pregunta no me es posible responder. Es como si yo le preguntara en qué situación es usted más auténtico: como periodista o como esposo. En mi caso, el poeta y el escritor no se interfieren.

-Los mejores momentos del acto de la creación son aquellos en que los personajes toman vida propia y hacen lo que les da la gana. ¿Te pasa eso a ti?
-Sí, me suele suceder. Y este puede ser el caso de Nadia, la chica de trece años de mi novela, o de Gabriela, una mujer de 30 años y que es ingeniero de profesión. Hay que leer mi novela para entenderlo mejor.

-¿Hasta dónde estás presente tú en los personajes de tu obra?
-Siempre me siento más identificado con un personaje que con otro. En el caso de mi última novela, me siento más identificado con el detective. Si bien este personaje realiza actividades muy distintas a las que yo realizado en la vida real…muchos de sus pensamientos son cosas que yo también pensaría en dichas situaciones.




Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...
Compartir en Facebook