Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
TEMAS DE ACTUALIDAD
18 de Septiembre de 2014


Entrevista a: Jaime Hales

"QUEREMOS RESCATAR LA DOCTRINA DEL PARTIDO"

Candidato a la vicepresidencia de la DC.

La voz de alerta, en el sentido de que las cosas no andaban bien en el Partido Demócrata Cristiano sobrevino con el famoso "Carmengate", el año 1989.

Esto detonó cuando Carlos Espinoza, colaborador muy cercano de Gabriel Valdés, descubrió a boca de jarro a dos correligionarios, Juan Oses y Eugenio Yáñez, en la oficina de Organización y Control (Orcon) del partido, un lugar ubicado en el ala norte del séptimo piso del céntrico edificio y donde se guardaban las fichas de inscripción de los miembros de la DC.

El caso se atenuó con la presencia de Patricio Aylwin en La Moneda. Había mucho que hacer y demasiado por jugarse en la primera administración post dictadura.

Fue el 2011 que las aguas se tornaron turbias una vez más. La voz de alerta ahora corrió por cuenta de Claudio Orrego, al señalar que no se podía "abdicar de nuestro rol y esperar que la crisis se resuelva en la calle".

Hoy son muchos los que añoran al PDC de antaño, el de la Patria Joven, donde sobraban ideales y la mística exudaba a raudales.

ENTREVISTAS EN VERTICE2000Jaime Hales: "El PDC no es centrista ni un suavizador del capitalismo"

En el pandemonio de la Nueva Mayoría actual, se echa de menos un papel más protagónico de la DC, que sirva como garante hasta para la propia centro-derecha en el sentido que la Concertación no corra el "cerco izquierdista" más allá de lo necesario.

Esa condición de eje articulador es lo que se añora con nostalgia.

Hoy, la DC no quiere ser comparsa ni prosternarse ante la facción más radical de la Nueva Mayoría, aunque carecen de una identidad fuertemente posicionada. Es natural que con un pasado glorioso -casi hegemónico en la política chilena- no están para doblegarse ante los caprichos de la marea de la suma del resto de los partidos de ese conglomerado.

Para reposicionar ese rol de la DC es que se ha levantado una nueva candidatura, con miras a las elecciones del 27 de febrero. Esta lista la integran Ricardo Hormazábal, candidato a la presidencia; Jaime Hales, como primer vicepresidente; Clara Bensan, como segundo vicepresidente y Patricio Basso, como secretario general.

Justamente en las oficinas de Jaime Hales, nuestro medio conversó por espacio de más de una hora acerca de los desafíos de esta candidatura.

Abogado, académico, poeta, narrador y ensayista, Hales goza de amplio prestigio en su colectividad, pues posee dos condiciones que a juicio del cazurro Churchill son irreemplazables en política: honestidad y criterio nacional.

ENTREVISTAS EN VERTICE2000Jaimer Hales, candidato a la vice-presidencia de la DC.

- "Estamos brutalmente desordenados, cada uno por su lado. Se está perdiendo el espíritu de la Concertación, que nació para construir un proyecto de país".
Lo dijo Andrés Zaldívar, en El Mercurio del día 22 de junio de 2007.
A la luz de lo que pasa hoy, ¿no le parecen que estas palabras de Zaldívar están vigentes?

- Lo primero que debo decir, es que no tengo claro que la Concertación haya nacido para eso: fue un proyecto para terminar con Pinochet y que a poco andar derivó en un proyecto de administración del modelo elaborado por Guzmán, Pinochet, José Piñera y otros. El espíritu que se perdió fue el de la DC y del PS, partidos que nacieron para sustituir el capitalismo y terminaron administrando la peor versión del neoliberalismo que se ha conocido. La Nueva Mayoría nació con un programa y con la finalidad de iniciar las reformas hacia la construcción de una sociedad diferente. En eso estamos.

- Gutenberg Martínez dijo que abdicaba de su candidatura porque se requiere de una directiva DC que le dé continuidad al esfuerzo para fortalecer la identidad del partido. ¿El no daba esa continuidad? ¿Su gesto es un acceso de humildad…o declino con la calculadora en la mano? Me disculpará pero no creo en estos gestos "patrióticos".
- Martínez quería ser candidato y no encontró apoyo suficiente. Él no es un líder, sino un administrador del poder. Su posibilidad era ser presidente por unanimidad, es decir, sin oposición. Él y quienes siempre lo acompañan están acostumbrados a hacer repartos de poder sin necesidad de verificar ideas o programas. Siempre Martínez ha considerado que antes de tener programas hay que tener candidatos. ¿Él quería darle continuidad un esfuerzo para fortalecer la identidad del Partido? No lo creo: más que la identidad, le interesa el poder, porque la identidad ya estaba bastante desdibujada.

- ¿Qué propone la lista de ustedes como para hacerla más atractiva?
Dicho de otro modo, ¿por qué debieran votar por ustedes?

- Porque nosotros proponemos tres ideas centrales: primero, rescatar la doctrina del Partido, es decir, ir a sus raíces. El partido no es ni centrista, ni moderado ni un suavizador del capitalismo. Recordemos que Frei Montalva encabezó un proceso denominado "Revolución en Libertad", que iba más allá de las izquierdas y las derechas: es una vía diferente y no un punto intermedio entre doctrinas incompatibles o para sostener un sistema de injusticia basado en el enriquecimiento. Segundo, porque estamos decididos a recuperar la ética en la política que se ha ido perdiendo progresivamente. El desprestigio de los políticos y de la política es fruto tanto de las campañas de los que no creen en la democracia como en la acción de ellos mismos, según queda en evidencia en los actos incorrectos y delictuales que hemos visto en estos años, cuya culminación ha sido el caso Penta. Tercero, porque queremos recuperar el carácter popular de la Democracia Cristiana: un partido que fue de campesinos, trabajadores, profesionales, universitarios, dueñas de casa, y que hoy no tiene presencia casi en ninguna de las organizaciones que hay en la sociedad.
Nuestra trayectoria, nuestras ideas, nuestros testimonios de vida, avalan el compromiso de avanzar en esas tres premisas. Para decirlo en una sola idea: rescatar a un Partido que ha estado atrapado en una amalgama de intereses y ambiciones, conduciéndolo a perder su protagonismo en la construcción de una nueva sociedad.


ECONOMIA

- ¿Cree que Bachelet sigue entrampada en la disyuntiva más mercado versus más estado?
- De cierto modo si, pues los neoliberales de los partidos que la apoyaron en la elección quieren que eso sea así, cuando en realidad la disyuntiva no pasa por allí. El sistema económico imperante nos enfoca así, pero en verdad lo que debemos es buscar un camino en que haya más sociedad, más Estado como regulador de las relaciones e impulso de la acción de las personas. La concertación eligió seguir el sistema económico y social establecido por Pinochet y hoy está atrapada en eso, no habiendo suficiente espacio para quienes quieren abrir puertas hacia una nueva conducción económica. Les es más cómodo continuar en lo mismo que modificar las bases del desarrollo.

- Hay resabios estatistas aún en la Nueva Mayoría. Se percibe un alma redistributiva y de asistencia social que es bastante nociva para lograr un combate a la pobreza efectivo.
- Y también resabios neoliberales que a veces se confunden con el uso del Estado para socializar las pérdidas y privatizar los beneficios. Creo que el tema más de fondo es terminar con la primacía de la economía y sus valores consiguientes por sobre la persona. También ronda el populismo muy cerca.


EN ARAS DE LA UNIDAD NACIONAL

- Otra de las razones que esgrimió Gutenberg Martínez para renunciar a su candidatura fue la de percibir las malas proyecciones de crecimiento económico del país y sus consecuencias sociales. (Mercurio, domingo 25 de enero 2015, Cuerpo D, pág. 5)
¿Nada puede hacer la DC para enmendar esa situación?

- Eso debe preguntárselo a Gutenberg Martínez. El crecimiento de la economía no lo resuelve un partido, pero el PDC tiene un papel que jugar en torno a establecer la necesaria unidad nacional y popular que oriente el crecimiento y el desarrollo en un marco de justicia, fraternidad y libertad.

- Michelle Bachelet ha señaló en su primer gobierno que quería subir los impuestos. Quería cambiar la forma de operar del FUT (Fondo de Utilidades Tributarias).
Esto implica subir los impuestos a la inversión.
Y en este -su segundo gobierno- lo ha logrado.
Es verdad que al subir los impuestos, el Estado puede recaudar más plata, pero también significa menos creación de empleo.

- Yo no soy economista como para entrar en ese debate fino, pero puedo decirle que el empleo sigue creciendo y que la crisis fue más una maniobra buscada que un proceso real. Los dirigentes de la derecha económica y política decretaron la crisis en cuanto fue elegida Bachelet en diciembre de 2013 y la fueron provocando. Aun así, no lograron paralizar la economía, que es lo que querían. Ahora toca crecer.

- Si el PS y el PPD llegan a un acuerdo electoral con ME-O (posibilidad que se baraja), ¿cuál sería la posición de la DC si son ustedes electos?
- No se ha cumplido un año de gobierno y ya están pensando en la elección siguiente. Esa estrategia es dañina para el quehacer político. Somos partido de gobierno y debemos actuar en él. Luego de que asumamos, habrá que hacer el Congreso del Partido y resolver un programa y una estrategia. Será ése el momento de definir candidato. A nadie decimos que no a priori, pero tampoco nos rendimos ante encuestas o maniobras de cierta prensa. Con un programa claro, la Democracia Cristiana levantará candidato de entre sus mujeres y hombres más capaces, que los hay muchos.

- ¿Cuáles son los ejes centrales -sucintamente- que ustedes proponen en su candidatura?
- Lo central es que el Partido vuelva a ser conscientemente un partido activo, con ideas, con disciplina, con ética y con presencia en la sociedad.

- ¿Qué es lo que más les incomoda como DC en su cohabitación en la Nueva Mayoría?
- Nada especial. En cualquier alianza incomodan la prepotencia, la obcecación y la improvisación. Pero nada de eso ha tenido ribetes graves y se ha podido corregir adecuadamente. Lo peor ha sido que haya gente que decrete el fin de una coalición cuando su ejercicio está partiendo.

- ¿Cree que ha sido un error de Eduardo Frei Ruiz-Tagle apoyar una eventual candidatura de Jorge Pizarro? No creo prudente que un ex presidente se abanderice en este sentido. Es figura nacional y debe estar por la unidad del partido, por sobre las candidaturas…
- Frei es un militante y tiene los mismos derechos y rango que cualquier militante. Las figuras nacionales no deben estar en cierta o determinada posición. Todos los candidatos estamos por un partido unido, lo que no significa unánime en cuestiones discutibles. Tener una posición y una candidatura no afecta a la unidad. Es bueno que la DC se defina en torno a temas profundos, siendo el primero de ellos determinar si seguimos siendo un partido que está por los cambios o preferimos administrar el sistema.

- En la reforma educacional la DC mantuvo (antes de la votación) exigencias y mantenía una identidad propia. ¿Qué pasó en la votación? ¿Tan fuertes fueron las presiones, que la DC terminó por olvidar sus promesas de defender a los colegios y el pluralismo educativo?
- La reforma aprobada en el Congreso Nacional no afecta al pluralismo ni la existencia de colegios. La Democracia Cristiana, fuera de los acuerdos del congreso del PDC en 2007, no tuvo una posición clara ni expresó opiniones que reflejaran una identidad propia. La votación final refleja los acuerdos del 2007 y quienes pensaron distinto o entregaron opiniones personales debieron acatar finalmente la postura oficial al votar. Quiero ser preciso: extrañamos que la DC no haya tenido un documento de posición frente a los proyectos educacionales ni frente a la reforma tributaria. Eso facilita la posición de los audaces y los francotiradores del neoliberalismo enquistados en la Nueva Mayoría y particularmente en la DC. Hubo quienes defendieron más sus intereses que las ideas profundas del humanismo cristiano.

- Acerca de la reforma educacional, cito una frase textual suya: "¿Por qué no al lucro? El lucro es la ganancia que una persona recibe… entonces un grupo de profesores que quiera hacer un colegio no podría percibir un sueldo porque la ley establece que los miembros de una corporación no deberían tener remuneración y por lo tanto esas personas no podrían trabajar. Si nosotros eliminamos el lucro les vamos a quitar el salario a millones de profesores que son dueños de colegios, lo cual me parece ridículo y absurdo" (Revista Uno Mismo, diciembre 2011, pág. 14)
¿No cree que en esto prevaleció la opinión de la Nueva Mayoría más radical? Una pena que gente supuestamente preparada confunda lucro con codicia.
Me gustaría que se explayara un poco en esto.

-Estoy de acuerdo con que se confunde el lucro con codicia y eso es lamentable. Pero también creo que no se ha tenido claridad respecto de qué es una entidad sin fines de lucro, porque si las normas se mantienen, los profesores que tengan una corporación no podrán recibir sus sueldos. Eso debe esclarecerse. Mientras se mantenga el régimen de mercado en la educación, el tema del lucro puede ser discutible. La DC en esto tiene una posición clara: no al lucro con recursos de todos los chilenos y eso es lo que se ha aprobado. ¿Podrá haber errores y confusiones? Creo que sí, pero ello se podrá remediar en la aplicación de las normas. Debo decir también que en medio de esta discusión, las cosas se fueron aclarando y lo que parecía un error o una inconveniencia en la primera mirada, terminó convenciéndome de que era una opción mejor de lo que parecía.
Sigo echando de menos la discusión de fondo sobre educación: qué y para qué enseñar. Me parece que eso se podría haber llevado a cabo junto con esta discusión legal, pero aparentemente no hubo capacidad o voluntad para ello.

- ¿Algún mensaje final?
- Gracias por la oportunidad. Creo que la gran tarea de esta hora es avanzar sostenidamente hacia la construcción de una nueva sociedad y para ello se requiere vanguardias claras, informadas, decididas y con altura de miras para llegar a entendimiento con otros partidos, otras partes de la sociedad chilena. Queremos poner a nuestro partido al servicio del pueblo chileno, para que sirva de ariete contra las resistencias que el pinochetismo - velado o descarado - opone a la democratización social, política y económica.




Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...
Compartir en Facebook