Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
TEMAS DE ACTUALIDAD
Abril de 2014


Entrevista a MAURICIO ROJAS

"EL ESTADO DE BIENESTAR HA FRACASADO GRADUALMENTE"

Sostiene que en Chile la discusión del lucro en la educación es torpe e insensata.

Jorge Abasolo de Vertice2000, conversa con Mauricio Rojas: “El Estado de Bienestar fue una ilusión en Europa”.

Mauricio Rojas Mullor es Historiador y Doctor en Historia Económica. Ex miembro del Riksdag -parlamento sueco- (2002-2008) por el Folkpartiet liberalerna (Partido Popular Liberal). En el Parlamento de Suecia fue miembro de su Comisión Constitucional en 2007-2008. También fue integrante de la Comisión de Mercado de Trabajo y participó en importantes investigaciones parlamentarias, como la que llevó a la formulación de la nueva política sueca de inmigración.

Además, es director del Observatorio para la Inmigración y la Cooperación al Desarrollo de la Universidad Rey Juan Carlos. Del mismo modo, se desempeña como profesor adjunto de la Universidad de Lund, Suecia.

En su juventud fue un activo miembro del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, dejó Chile en octubre de 1973 y se exilió en Suecia en enero de 1974 debido a la persecución política del régimen militar chileno. En este país rompió con el marxismo de su juventud y evolucionó hacia el liberalismo. Dejó testimonio de esta evolución en su tesis doctoral, Renovatio Mundi, defendida en Lund en 1986, que analiza los orígenes y problemas del marxismo.

Ha escrito una veintena de libros publicados en diversos idiomas en los campos de la historia económica comparativa, la inmigración y acerca del "Modelo Sueco" y su Estado de Bienestar. También ha escrito sobre temas de filosofía política, particularmente en referencia al pensamiento político marxista y al liberalismo. Entre los años 1999 y 2004 trabajó como vicedirector y director de Timbro, un think tank liberal de Estocolmo.


- José Rodríguez Elizondo, en su libro "Crisis y renovación de las izquierdas en América Latina" admite que el gran error de la izquierda chilena fue obnubilarse con la revolución cubana. Es decir, de haber sido elegido en 1958, Allende habría culminado su período, pues la marea cubana seductora no lo habría alcanzado a torpedear.

- Pienso que es muy correcto ese análisis. La revolución cubana es un hito que divide la historia latinoamericana. La izquierda chilena se radicaliza de manera ostensible. Durante la década del 60, el desarrollo del Partido Socialista tiene que ver con eso. Y el PS tiene una historia anterior, donde hay tentaciones golpistas y militaristas. De hecho, no hay que olvidar que el Partido Socialista nace de un Golpe de Estado. Pero la Revolución cubana fue decisiva en la radicalización de la izquierda chilena. Yo soy del año 50, y de cabro me entusiasmé con la revolución cubana escuchando el long-play de la segunda declaración de La Habana, oyendo al Che Guevara, en fin…


- Es poco recordada la aprensión formulada el año 1835 por Alexis de Tocqueville en el sentido que la pasión por la igualdad sería capaz de llevar al desprecio por la libertad.

- Correcto. Según Tocqueville el igualitarismo tendría dos opciones: el igualitarismo puede ser lo que conduce al infierno, o lo que conduce a una sociedad más decente. Yo creo que la izquierda propone un igualitarismo que destruye la libertad. Además, lo de la violencia en la izquierda marxista no se trata de un accidente. Es la esencia de su pensamiento. Ellos propugnan el derrocamiento violento de las clases dominantes. Es cuestión de leer "El Manifiesto Comunista". Es decir, no se trata de algo accidental o fortuito.


¿MAS O MENOS ESTADO?


- Durante mucho tiempo se admiró el Estado de Bienestar en Europa.
¿Ese Estado fracasó, quedó desfasado, terminó su rol? Mucha gente se entusiasmó con el famoso Estado sueco… el ejemplo de Suecia.


- ¡Y cómo no entusiasmarse cuando la gente cree que se lo van a dar todo!
Además, muchos creían que todo esto se iba a lograr sin costo. En Chile, especialmente, muchos creyeron eso. En cambio en Suecia saben que eso tiene un costo. Allá hasta el limpiador, el trabajador más humilde paga -por lo menos- una tercera parte de su salario al Estado.

Acá en Chile la gente cree que lo pagan los ricos.

En los Estados grandes, pagan todos, y especialmente los pobres, porque pagan el impuesto al consumo, que es muy alto, de un 25% en el caso de Suecia, por ejemplo… y pagan un alto impuesto, al ingreso, lo que a veces los hace pobres y tienen que recurrir al Estado, lo que es una tragedia. Y lo digo porque tienen que devolverle la plata, pero ya como una forma de ayuda.

Estos Estados de Bienestar han ido fracasando paulatinamente.

Cuando yo llegué a Suecia el Estado de Bienestar estaba en su apogeo.


- ¿Y cómo sobreviene la hecatombe?

- La hecatombe se produce a comienzos de los años 90. O sea, mucho antes de la actual crisis. Por eso que los Estados del norte han enfrentado mejor la crisis actual, porque la vivieron hace veinte años. Dinamarca la vivió en los 80, Suecia en los 90, Alemania a comienzos del año 2000, en fin.

Estos países extremaron el camino. Es decir, crearon unos Estados de tal magnitud, que era imposible de sobrellevar. En Suecia se llegó a un gasto público de más del 70 por ciento del PIB. ¡Eso es cosa seria!

Entonces, esos Estados se hacen insostenibles por su peso. Cualquier problema económico hace que se reviente la capacidad del Estado porque cae la tributación y aumenta el gasto. ¡Y es que han prometido de todo! El Estado de Bienestar fue una ilusión en Europa. A le gente se le dijo: "Cuando ustedes tengan problemas, el Estado les va a dar de todo".

Y eso era imposible de cumplir.


- ¿Nadie advirtió que este exceso de granjerías podía llegar a su fin?

- Es que en un comienzo todo parecía fantástico. Suecia era algo así como el modelo -y algunos aún lo creen así-, y eso ha hecho que Suecia haya cambiado radicalmente. Y cambió en el tamaño del Estado, que se ha reducido notablemente, porque era imposible sostenerlo en el tiempo. Además, impedía cualquier política keynesiana. Y es que lo primero que entraba en crisis cuando caía la tributación era el Estado, que tenía que reducir sus gastos. Es decir, debía hacer lo contrario de lo que Keynes decía. Es decir, estas son sociedades que han llegado tan lejos con el gasto público, que hacen imposible la política contracíclica. Se cree que son Estados keynesianos, pero en verdad, son Estados antikeynesianos.

Por otra parte, Suecia construyó su Estado de Bienestar como monopolio público. Esto es lo que algunos pretenden crear en Chile. Y eso termina por reventar a un país. Porque si gastas la mitad de tus ingresos en monopolios, que son economías de plan, cerradas y sin competencia, la ineficiencia de cómo usas la plata es muy grande.

La reforma más importante que inició Suecia en los años 90 fue romper el monopolio público, del uso de los recursos públicos, introduciendo empresas con fines de lucro. Te diré que en Suecia hay empresas con fines de lucro en la educación, en la sanidad, en todo. Y nadie lo cuestiona, porque no son tontos. A ellos lo que les interesa es atraer capital a las áreas más significativas de la sociedad, como la salud o la educación.

Por otra parte, si se tiene un gasto público muy grande, ¿por qué no atraer inversión privada? En el caso de Chile eso ha permitido que tengamos carreteras de país desarrollado.

Además, en Suecia se le dio libertad de elección a la gente.


- ¿No crees que se ha demonizado la palabra lucro en Chile? El lucro -en sí- no es malo. El exceso de lucro, sí lo es. Por eso, en el caso de la educación se hace necesaria una Superintendencia, que regularice la situación y dictamine cuando una ganancia es desmedida…

- En Chile la discusión se ha tergiversado. Por ejemplo, si tu limitas el lucro al tema de la educación, pero no a la fabricación de zapatos… si el tipo gana más fabricando zapatos, va a producir zapatos, y no educación, que es lo más importante para la sociedad. Luego, hay que tratar de que exista la mayor cantidad de ganancia posible, para atraer la mayor cantidad de capital, gente ingeniosa y emprendedora. Eso es racional, pero la discusión en Chile no es racional. Es tonta. Es torpe e insensata.


- ¿Está muy dogmatizada aún?

- Dogmatizada y tonta. Porque esto ya es una tontera. Veo una incapacidad para ver cómo funciona la atracción de talentos y de capital, que es lo que puede crear una educación y una salud de primer nivel.

En Suecia se le dio libertad de elección a la gente. Allá se pueden crear colegios, se pueden crear maternidades, clínicas… y compiten por la demanda de la gente, que está subsidiada. Hay un voucher. El Estado garantiza y cubre una serie de accesos a bienes, como la educación y la salud. Eso es parte de un mercado donde compiten muchos oferentes, y es lo mejor. La gente elige, y cuando no le gusta, la gente lo deja. Es decir, la gente no tiene espíritu de ciervo, de cordero, no está adscrita a una escuela, sino que tiene libertad de elección. A mi juicio, esa es la reforma más importante que le ha dado un dinamismo formidable al sector público.


- Es claro que en educación Chile está al Debe. No progresa como debiera. Lo dice la OCDE, incluso…

- Es que en ese aspecto este país va al revés. Vamos retrocediendo. Estamos haciendo cosas del pasado que ya han fracasado. En Chile aún tenemos unos lentes ideológicos que nos impiden ver cosas que ya en otras partes han dado resultados. Y nos llevan a repetir frases estúpidas como: "No al lucro". Tendríamos que decir: "Sí al lucro". ¡Qué bueno que la gente quiera lucrar con la educación y la salud! ¡Legalmente, por supuesto!

Lo que pasa es que si hay lucro atractivo, vamos a atraer a los mejores emprendedores. Pero parece que Chile no quisiera más capital para que existan buenos colegios accesibles a todos. Y se trata de colegios que no sean para algunos, que no segreguen. Eso es lo que en Suecia hace el voucher. En Suecia no hay copago. No se permiten los cobros extras. Porque no se quiere que se segregue socioeconómicamente. Pero se está totalmente abierto a la oferta de los mejores…Y claro, sucede a veces que las escuelas públicas tradicionales tienen que cerrar. O cierran las clínicas. Si la gente no las quiere, ellos deciden. Es decir, en Suecia se la logrado una gran igualdad, con gran competencia, diversidad y libertad de elección.


- Con todo, Milton Friedman decía que al capitalismo hay que cuidarlo del capitalismo? ¿Cómo te llega esta frase?

- Totalmente. Yo siempre digo que los peores enemigos del capitalismo son los capitalistas. Porque el capitalista tiene una idea: ganar plata, la mayor cantidad que pueda. Por lo tanto, depende de cómo se regule. Es como un partido de fútbol. Si tú le dices a los jugadores: "Jueguen y no importa que se den patadas. Metan goles de cualquier manera". Por eso es que hay que poner reglas. Y si las reglas son malas, como lo fueron en Chile durante ciertos períodos de la Concertación, que aprovechó el capitalismo, pero lo reguló muy mal. Regularon pésimamente mal. Vuelvo al ejemplo del fútbol. Si entregamos una cancha que incita al monopolio o al abuso, ellos van a hacerlo. Por eso que es importante regular bien. No hay que olvidar que Adam Smith era un filósofo moral.

Por eso tiene mucho sentido esa frase de Friedman.


- Chile nunca ha tenido un presente tan halagüeño como el actual. Por eso tenemos problemas de país desarrollado. Tú hablas del malestar del éxito. ¿Cuál es la razón de fondo?

- Cierto. Chile nunca ha estado mejor que ahora. Sin embargo, me he encontrado con mucha gente joven que cree que hubo un Chile mejor. Francamente no sé a qué Chile se refieren.

Yo lo veo así: si estás metido en un hoyo, estás sumido en la pobreza rotunda, tus aspiraciones son muy limitadas, tu horizonte se estrecha. Aspiras a una marraqueta más o que te vean al niño una vez en el consultorio. Esa es la pobreza absoluta que Chile, afortunadamente, ha dejado atrás.

Ahora, cuando tu sales del hoyo, te das cuenta que el mundo es ancho, que hay miles de cosas que no tienes. Y si bien has superado la pobreza absoluta, la pobreza relativa crece. Te faltan más cosas.

Chile ha salido del hoyo, pero ahora la gente se da cuenta que le falta mucho más. Y viene un estado de impaciencia… ahora lo queremos todo.




Por favor, sus comentarios.
No use tildes ni la letra ñ. Gracias.

HTML Comment Box is loading comments...
Compartir en Facebook