Piramides de Egipto
Bookmark and Share

loading
 
 
 
 
 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
TEMAS DE ACTUALIDAD
Junio de 2013


MARCHAS ESTUDIANTILES… O CUANDO EL LUMPEN ESTÁ DE FIESTA

Kioskos destrozados, señalética hecha añicos, pequeños comerciantes con su futuro hipotecado son parte de una protesta que saca lo peor del estudiantado más radical, contando con la anuencia de un lumpen siempre dispuesto a destruir.
¿Llegó el momento de decir basta?

Caminaba ese día por Plaza Italia cuando me encontré con una horda de delinc… perdón, estudiantes que no parecían tales. De pronto comenzaron a gritar consignas y palabras de grueso calibre a un piquete de carabineros. Estos reaccionaron y amagaron perseguirlos. Los jóvenes "idealistas" salieron corriendo en tropel. Venían justo hacia mi persona y puse mi brazo derecho firme, en actitud de contención. Los muchachos pasaron corriendo a mi lado y lograron detenerse en un paradero de micros. La suerte estaba con ellos porque en ese preciso instante se detuvo un bus del Transantiago… ¡Casi completamente vacío!

Los jóvenes no abordaron el micro. ¡Literalmente se tomaron el bus! Subieron en total desorden y en una cantidad que sobrepasaba las 40 personas. Los pocos pasajeros adultos no tuvieron alternativa y optaron por bajarse ante esta nueva "toma de los jóvenes idealistas".

Ya era tarde para que el chofer cerrara las puertas. Conminado a seguir su marcha por los estudiantes que gritaban a voz en cuello, el bus siguió su camino, mientras los estudiantes gritaban gruesos epítetos al chofer y luego proferían consignas más propias de políticos energúmenos que de estudiantes responsables.

Por primera vez en muchos años sentí vergüenza de ser chileno. Ayudaba a ese malestar saber que a pocos metros de allí unos turistas europeos miraban aterrados estas escenas propias de salvajismo prehistórico.

Hacía mucho no me pasaba algo así, porque amo a mi país por sobre todas las cosas.

Y pensar que recién en la mañana de ese día leía con orgullo una entrevista hecha a Aldo Guadagni, Miembro de la Academia Nacional de Educación y ex Secretario de Energía de la Argentina. En lo medular, el académico dice:

-"Chile es un ejemplo: hace años que viene universalizando la jornada escolar extendida, que asegura 1.100 horas de clases anuales cumpliendo recomendaciones de UNESCO.

La OCDE acaba de dar a conocer los resultados de la Prueba Pisa 2009, que abarcó a medio millón de estudiantes de 15 años de edad en 65 naciones y el propósito fue evaluar los conocimientos de matemática, ciencia y lenguaje. Recordemos que en la Prueba Pisa 2006 los resultados fueron preocupantes, ya que habíamos retrocedido al lugar 53 en la prueba de Matemática, que abarcó entonces a 56 países. Fue entonces señalado que Argentina era el país que más había retrocedido desde el 2000. Chile, por su parte, había sido el país que más había avanzado
".

Sin comentarios…

En tanto en Chile, los estudiantes siguen con la política sin concesiones, olvidando que negociar es ceder un poco para ganar otro tanto.

Hace rato que el movimiento estudiantil ha dejado de contar con las simpatías del público adulto. En pocas palabras, dicho movimiento siguió adelante con su política de "avanzar sin transar" que tanto daño le ha hecho al país. Hoy se encuentra en un atolladero y cuenta a su haber con una triste escalada de violencia que no hace sino reflejar la opción de un "método de lucha" de corte izquierdista cuyos costos ya vimos en el pasado.

El liderazgo del movimiento perdió la carta de navegación. Definitivamente los directivos no saben cómo reaccionar ante una violencia tribal, casi antediluviana y se amparan en que la juventud "está indignada". Pobre subterfugio para avalar una conducta tan irresponsable como irracional.

La actual directiva, más radical y con menos carisma que la del año pasado, en vez de optar por hacer propuestas novedosas y en consonancia con el nuevo escenario, ha cambiado la propuesta por la consigna; y el diálogo por la barricada.

Afortunadamente, hay muchos estudiantes que se han dado cuenta que muchas de sus demandas han sido escuchadas y solucionadas, como el aumento significativo de becas. A ello debe sumarse que la opinión pública captó que la calle no es el mejor lugar para llevar a cabo un diálogo honesto y fecundo y que -guste o no- la reforma tributaria, redundará en mil millones de dólares para la educación.

En medio de todo esto, la economía crece y da empleo.

En consecuencia, ha llegado momento de deponer la protesta callejera lumpérica, para conversar y negociar como gente civilizada.

¿Estarán preparados los jóvenes para esto último?

A la luz de los hechos vistos ese día de la protesta, mantengo mis dudas…




Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

 
Complete con lo indicado.

Seleccione su rating:           

 

 

characters left

Powered by Citricle

Compartir en Facebook