Piramides de Egipto
Bookmark and Share

loading
 
 
 
 
 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
TEMAS DE ACTUALIDAD
Diciembre de 2012


MUJER EN CHILE: AVANCES, PERO…

Los tiempos han cambiado; y la mujer no solo se está emancipando, sino que su imagen empieza a opacar la nuestra.

¿Se acuerda de ese relato que partía preguntando por qué las mujeres se casan de blanco?
Y bueno… para hacer juego con el refrigerador y la máquina lavadora.

En chistes como éste se envuelve y enreda un machismo acendrado y exasperante que nos acompaña desde que éramos Capitanía General.

¿Por qué confinar a la mujer solo a las tareas de la cocina? ¿Acaso es lo único que ellas saben hacer bien?

Bueno… no es mi caso, pues mi mujer hacía comidas congeladas mucho antes de que existieran los freezers.

Los tiempos han cambiado; y la mujer no solo se está emancipando, sino que su imagen empieza a opacar la nuestra.

Son buenas pagadoras (aunque mejor gastadoras), más prudentes y reconocidas por contraer deudas esencialmente para mejorar su casa. Así de buenas clientas son las mujeres, según estudios del sistema financiero, aunque su buen desempeño no rige a la hora, por ejemplo, de abrirle una cuenta de ahorro a un hijo: sólo el padre puede hacerlo, y sólo él está autorizado para girar dinero de esa libreta.

"No existe ningún otro país del mundo donde la patria potestad de los niños está limitada al padre, o que los bienes de la mujer y su administración estén en manos del marido", acusa la socióloga Teresa Valdés.

Pero en esto hay un eximente para nosotros los machos. Una mujer con libreta de ahorro, tarjeta de crédito o chequera es tan peligrosa como tiroteo al interior de un ascensor. Un amigo me confesó que su tarjeta de crédito se la habían robado desde el interior de su propio auto. Le pregunté si había dado aviso a carabineros. Me contestó fríamente:
-¿Para qué, Jorge? Te aseguro que los ladrones van a gastar menos que mi señora…

Rebobinando la historia, fue la presidenta Bachelet la que promulgó la ley que establece la igualdad salarial entre hombres y mujeres, tanto en el sector público como privado. En virtud del mecanismo de encasillamiento y escala única en el aparato estatal, en éste la diferencia arbitraria de sueldos tiene una expresión mínima. Desde luego, no pasa lo mismo en el sector privado, respecto del cual existe amplio acuerdo en que la brecha de ingresos para igual función se sitúa en un promedio de 30% favorable al hombre.

En un país desarrollado, como Alemania, las mujeres ganan un 20 por ciento menos que los varones. ¡Chúpense ésa chiquillas! La ley del embudo no es patrimonio chileno… ¡También la practican en Europa!

Para que mujeres logren igualdad de derechos, debemos mejorar la comunicación entre macho y hembra. A veces ellas sugieren algo de manera no explícita… y nosotros interpretamos de otro modo.

Veamos el siguiente ejemplo:

Un varón y una mujer quedaron encerrados en el ascensor de un moderno edificio. De pronto se anuncia que hay una bomba altamente explosiva y que quedan solamente cinco minutos para que explote.

Ella se bajó la falda, miró fijamente al hombre y le dijo:

-¡Hazme mujer por última vez!

El hombre se sacó los pantalones y le respondió:

-¡Plánchamelos…!

Cierto. Debemos mejorar la comunicación entre varones y damiselas si queremos llegar a la igualdad de género.




Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

 
Complete con lo indicado.

Seleccione su rating:           

 

 

characters left

Powered by Citricle

Compartir en Facebook