Piramides de Egipto
Bookmark and Share



 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
TEMAS DE ACTUALIDAD
Abril de 2012


¡CUIDADO… MASCOTAS A BORDO!

- En época de viajes, cuide a su regalón
- Para transportar a perros y gatos no basta con depositarlos en el asiento. Aunque la ley es difusa, el consejo es aperarse -no aperrarse- con arneses, jaulas y… harto cariño y paciencia

Cuando hablamos de mascotas y autos, la primera imagen que se viene a la mente es un alegre perro que asoma su lengua por la ventana, entre extasiado y alegre. Sin embargo, esa "adorable postal" puede ser causa de un parte y terminar enfermando al "copiloto": el choque del aire con los tímpanos suele causar severos cuadros de otitis en los animales.

En Chile, la mayoría de los dueños de mascotas no tiene la más remota idea sobre cómo transportarlas en sus automóviles o camionetas. De hecho, es frecuente ser testigo de una escena con algo de ternura y mucho de peligro: conducir con un perro o gato en el regazo.

Por ignorancia o descuido, los choferes no sólo se arriesgan a pagar multas, sino que ponen en jaque la vida de todos quienes van en el vehículo.

Entrevistas en Vertice2000Se ven felices y simpáticos asomados por la ventana, pero no es la idea.



Lo más peligroso no es la posibilidad de que un cachorro juguetón caiga por la ventana: ellos son bastante más astutos de lo que creemos. A veces saltan si van sueltos atrás de la camioneta y huelen a una hembra en celo. Si un perro va solo en los asientos traseros, lo más probable es que quiera pasar a delante para estar más cerca de su amo (piloto), o que manifieste su deseo de que le abran una ventana para asomar su cabeza y ver lo que pasa fuera.

En todo caso el problema principal es muy otro. Los perros tienden a refugiarse a los pies del amo cuando se asustan. Es decir, se meten entre los pedales del auto y así es como se han producido muchos accidentes. Luego, se sugiere mantener a los canes en el asiento trasero, siempre sujetos con un arnés o bien dentro de una jaula.

¿Y qué hacer con los escasamente dóciles gatos?

Si no se entrenan con esmero desde pequeños, simplemente se resistirán al arnés. Si uno logra colocárselos a la fuerza, les causará altos niveles de ansiedad. Lo más adecuado son las jaulas. Para viajes relativamente largos, es esencial que las mascotas dispongan de raciones adecuadas de agua y comida. Y algo muy importante: no hay que olvidar que debemos parar cada cierto tiempo para que estiren las patas, se relajen y… pasen al baño.


PASTILLAS PARA CALMARLOS
Bien dormidos


En vacaciones, muchas mascotas frecuentemente inquietas recorren largas distancias junto a sus amos. Para evitarles malos ratos, lo recomendable es administrarles tranquilizantes orales que se venden en las farmacias veterinarias, como Pacifor, Paz Pet, Pextran o Acedan. Su efecto sedante, en promedio, las hace dormir unas cuatro o cinco horas. Pero hay que tener cuidado: es imprescindible consultar antes a un veterinario sobre las posibles contraindicaciones, en particular si es un animal muy joven, viejo o enfermizo. También existen calmantes naturales, con los que se puede preparar una "terapia" durante la semana previa al viaje. Precio: $5.000 aproximadamente.


HAY PARA TODOS LOS GUSTOS
Jaula, cosa de costumbre


Para transportar animales hay jaulas desde el tamaño de un poodle toy hasta el de un San Bernardo, pasando por cualquier clase de gato. Lo ideal es asegurar la manilla con la correa del cinturón y afirmar la jaula contra el asiento delantero. Una mascota siempre terminará acostumbrándose a ser encerrada en un espacio pequeño, pero antes hay que tener paciencia y cariño para habituarlo de a poco. Precio: entre $8.000 y $200.000


ARNESES PARA PERROS Y GATOS
Siempre amarrados


Existen dos tipos de arneses para mascotas. Semejante a una correa, el primero se conecta al broche del cinturón de seguridad con una hebilla estándar (similares a este modelo son los arneses especiales para inmovilizar a los perros que viajan en la parte trasera de camionetas descubiertas). En el otro sistema, el arnés se sujeta a la cinta del propio cinturón previamente anclado. Un buen consejo es acostumbrar a los animales desde cachorros para que acepten estos implementos sin desesperarse. Precio: entre $4.000 y $17.000


REJILLAS PARA VENTANAS
Que les entre aire


Muchos conductores no tienen conciencia de que un auto a pleno sol puede convertirse en cosa de minutos en un horno. Para evitar que el perro o gato se sofoque en el asiento trasero, especialmente cuando debemos dejarlos adentro cuando estacionamos, son útiles las rejillas plásticas de distintos anchos que se colocan en la ventana: al afirmarse con la presión del propio, permiten el paso del aire e impiden que el animal escape. Precio: entre $6.000 y $8.000




Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

Compartir en Facebook