Piramides de Egipto
Bookmark and Share



 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
TEMAS DE ACTUALIDAD
Diciembre de 2011


Entrevista a WILSON TAPIA

"CREO QUE EL JUICIO FINAL ES LA MUERTE"

Con su libro "La Crisis del Alma este periodista ha puesto de nuevo en el tapete los problemas reales y de trascendencia del ser humano. Esos mismos que parecen caer en el olvido ante tanta farándula y levedad.

"El Alma en Crisis" es un libro formativo e incitador. Pone el dedo en la llaga en torno a los temas acuciantes de todos los tiempos y de todo ser humano.

Wilson Tapia es periodista egresado de la Universidad de Chile y un escrutador insaciable de incógnitas perennes que -por lo mismo- a veces no se abordan con el esmero adecuado. Y es que estamos inmersos en una sociedad bastarda que banaliza todo más allá de los dictados de la prudencia y el criterio.

Es el drama de una sociedad huera, que hace rato confundió el éxito con el mérito.

"El alma en crisis" es un libro pertinente y necesario. Una especie de ablución literaria para quienes no dejan de sorprenderse ante el acertijo de la simple y a la vez compleja existencia.

Para diseccionar temas como el dolor humano, la política, la religión, el sentido de la vida -entre otros- Wilson Tapia invita a dos destacadas personalidades que provienen de mundos casi diametralmente opuestos.
Antonio Bentué, Doctor en Ciencias de la Religión en la Universidad de Estrasburgo, Francia es uno de ellos. El otro es Pedro Engel, estudioso de la astrología, y profesor de Tarot y Ancestrología.

Wilson Tapia imparte la docencia y cumple labores de dirección universitaria en Chile y en el extranjero.
Desempeña labores periodísticas y de dirección de medios en Chile, Argentina, Ecuador y Venezuela.
Entre 1984 y 1995 trabajó en Naciones Unidas (CEPAL) como experto en política comercial y comunicaciones.

Entrevistas en Vertice2000
Wilson Tapia, autor de "El Alma en crisis" conversa con Jorge Abasolo de Vertice2000:"Hoy la gente busca una serie de respuestas que antes buscaba a través de intermediarios"

-¿Por qué habría de leerse este libro?
-Creo que este libro tiene sus atributos. Primero: se trata de un libro que aborda temas que están absolutamente actuales. Por ejemplo, es curioso que mientras baja la necesidad de acercarse a la religión, aumenta la religiosidad.

-¿En qué sentido?
-En el sentido que la gente busca una serie de respuestas que antes buscaba a través de intermediarios. Ahora busca esas respuestas de modo directo. Algunas religiones orientales o algunos sistemas de crecimiento personal de tipo oriental advierten que el gurú es simplemente un mecanismo de acercamiento, pero no es el camino. El camino está dentro de uno. Entonces, este libro se inserta en eso. En buscar respuestas en áreas aparentemente tan disímiles, como la religión. El libro incluye a un gran teólogo como lo es Antonio Bentué, a quien no es necesario presentar, pero digamos que se trata de uno de los teólogos más reputados que hay en Chile.

Y por otro lado está Pedro Engel, que es un hombre que se dedica a cosas que durante muchos años han estado desprestigiadas, pero que miradas desde una perspectiva distinta, se acercan mucho a la ciencia. Por ejemplo, hoy la física cuántica está dando una serie de respuestas que tienen mucho que ver con la astrología desde su óptica global. Creo que este libro es un ejercicio muy actual acerca de lo que es el ser humano y en qué mundo está viviendo.

-Hay quienes sostienen que a las iglesias cristianas les falta flexibilidad. Pero una Iglesia sin flexibilidad, deja de ser tal. Además, la Iglesia se ha ido a la defensiva luego del apabullante ataque de racionalismo que sobreviene luego de la Revolución Francesa…
-Yo creo que no es tan así. Discrepo un poco de esa apreciación. Creo que después del Renacimiento, la Iglesia sigue imperando. Y no solo la Iglesia Católica, pues también el protestantismo amplía su influencia. Pero se ven enfrentados a un contrincante poderoso, de eso no hay duda.

Ahora, no creo que la Iglesia Católica se vaya a la defensiva. Claro, las iglesias no pueden ser flexibles, y en eso estoy plenamente de acuerdo contigo. Estoy absolutamente convencido de que la Iglesia Católica, especialmente, no puede dejar de ser conservadora. Eso es claro. Ahora, el gran problema es que el avance científico y el avance de la sociedad como estructuración social va generando una serie de respuestas que la Iglesia no está en condiciones de asumir.

Y no lo está porque su propia estructura, la que le da el poder, está afincada en esos principios. No nos olvidemos que la Iglesia Católica hoy en día no es solamente un elemento de poder ideológico, o religioso si tu quieres. Básicamente es un elemento poderoso, en términos concretos, de poder económico y de poder real. La Iglesia Católica no es hoy día una hoja al viento.

La Iglesia tiene su peso específico y el Vaticano es uno de los poderes fácticos, en términos fuertes desde el punto de vista económico. Ahora, que se lloren miserias, es natural porque las instituciones que hacen beneficencia tienen que hacerlo. Antonio (Bentué) tiene una frase brillante en el libro donde sostiene que las mayores masacres que han existido en la humanidad se han hecho en aras de la religión única.


UNA NUEVA ECUACION

-¿Podemos asegurar que mientras en Chile decrece la religiosidad, aumenta la espiritualidad? Eso explicaría el interés por las religiones orientales…
-Creo que la adscripción a la religión institucionalizada baja, y aumenta la religiosidad en el sentido de la búsqueda interior del ser humano. Eso coincide con que las religiones orientales plantean ese camino. Es decir, de no buscar a Dios afuera, sino buscarlo en nuestra interioridad. Esa es una cuestión que se está dando y que la gente lo está entendiendo. Y lo está entendiendo muy bien.

Entrevistas en Vertice2000Wilson Tapia: "En sus inicios, el cristianismo aceptaba la idea de la reencarnación"


-¿Cómo percibes el proceso de secularización en la actualidad? ¿Cómo dañino, necesario o saludable para ampliar el criterio con que abordamos los temas trascendentes?
-Yo creo que eso dependerá mucho de lo que será el nuevo paradigma. Creo que nosotros somos una generación de transición, que está esperando aún el nuevo paradigma. El nuevo paradigma no se ha dibujado completamente. Pero hay algunos atisbos. Y esto ha pasado siempre. Es decir, la reacción conservadora ha sido siempre la misma. No ha cambiado. Por ejemplo, es cosa de mirar el tema político. ¿Cuál es la idea que se impone en la Revolución Francesa? Lo que plantea la Revolución Francesa es principalmente una idea liberal. Frente al feudalismo nace el liberalismo.

Y con el liberalismo se forja también el conservadurismo, y muy posteriormente el socialismo. Entonces, durante doscientos años hemos seguido la línea del liberalismo, en dos versiones. Una versión más conservadora y otra versión más contradictoria, pero bajo las normas del liberalismo.


LA REENCARNACION

-En tu libro "El alma en crisis" hablas de la reencarnación. Uno de tus entrevistados -Antonio Bentué- señala: "yo creo que puede haber reencarnación, pero es una especie de trámite del que no depende la superación de la trascendencia".
¿No es absurda la idea de la reencarnación? Y es que en la reencarnación no existe identidad. Como no hay recuerdo de una vida anterior, es absurdo la idea de reencarnación. ¿Cuál es tu opinión al respecto?

-No tengo la respuesta concreta. Simplemente respeto lo que he leído de personajes interesantes que se han referido al tema. Por ejemplo, respeto la opinión de un Dalai Lama, como así también respeto la opinión de un Papa.
Pero quiero recordar que el cristianismo -en sus inicios- aceptaba la reencarnación. Considero que hay muchas cosas que se revisan al interior del cristianismo. Por ejemplo, en mis tiempos de niño, la idea del Juicio Final se planteaba como un absurdo irresponsable. Se hablaba de una situación terrorífica, en donde los cuerpos se levantaban de los cadáveres. Algo simplemente horroroso.

Ahora, yo pienso que la reencarnación es un planteo tan válido como los otros; y me lleva a una conclusión más importante que el tema de la reencarnación: y es que nosotros no tenemos respuestas definitivas para qué venimos al mundo. Entonces, el sin sentido es una amenaza muy fuerte. Por lo tanto, todas estas respuestas -algunas poco convincentes- apuntan a darle sentido a la vida. Desde ese punto de vista creo que tienen mucha razón.
A ti te puede parecer absurda la reencarnación.
A mí me parece absurdo el sin sentido.

-A propósito de lo que dijiste, para muchos teólogos en la actualidad, el Juicio Final sería un reencuentro entre el alma y el cuerpo. ¿Lo crees así?
-Partamos por una cuestión que podemos comprobar. Creo que la muerte es el final de la única existencia que nosotros conocemos. Ahora, si alguien cree que hay trascendencia, evidentemente es un paso que nos lleva hacia otra dimensión, que ni tu ni yo conocemos. Solo tenemos atisbos. Yo creo que ese paso puede existir.

-En tu libro abordas el tema del Infierno. ¿No crees que se trata de un estado de ánimo?
-El Infierno no es lugar físico, queda claro. Lo dicen tanto Pedro (Engel) como Antonio (Bentué). Pedro cree en la reencarnación y Antonio, no. Pero ambos coinciden -de alguna manera- en que el Bien y el Mal son estados humanos. Ahora, tanto el bien como el mal necesitan una comprensión.

El aporte de Pedro Engel en este libro, es un aporte que proviene del amor.
El es un hombre que viene de una familia diezmada por la segunda guerra mundial, y aprende de su padre la necesidad de perdonar y hasta de acoger en su corazón a la gente que provocó la muerte de sus parientes.
Por eso creo que estos conceptos del bien y el mal son conceptos que equilibran al ser humano.

Yo creo que el Juicio Final es la muerte. Pero no la veo como un juicio, como una condena. Lo veo como un cierre de capítulo. Como el momento del balance.




Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

Compartir en Facebook