Piramides de Egipto
Bookmark and Share



 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
TEMAS DE ACTUALIDAD
Junio de 2011


Entrevista a Huber Matos:
CON HUBER MATOS EN LA HABANA

Hermano chileno… Cuba vive hoy el final de un tornado de horror y ya empieza a envolverla la brisa edificante de la libertad. Pronto la veremos libre y soberana.

Por estos días en La Habana (Cuba) circula el siguiente chiste:

-En Cuba los hermanos castro son tan respetuosos de las leyes que no se atreven ni a aplicarla.

Y es que en la isla cautiva hay una dictadura perfecta.
¿Qué es una dictadura? Al margen de lo que nos diga el diccionario, he llegado a concluir que la dictadura es un régimen en que todo aquello que no está prohibido, es obligatorio.

Fue el número dos de la Revolución Cubana de 1959, ese sueño que acabó por convertirse en pesadilla. El deseo de Huber Matos, los hermanos Castro, Camilo Cienfuegos y Ernesto "Che" Guevara era acabar con la dictadura de Batista, poner coto a una Cuba que se estaba convirtiendo en el garito vitalicio de Estados Unidos y hacer una revolución martiniana. Cuando Raúl convence a Fidel Castro que hay que alinearse con Moscú, el deseo comienza a trocarse en faramalla.

Y sobrevienen las disidencias.

¿Qué se puede esperar del régimen cubano, un sistema donde los hechos contradicen a las palabras?

Conversé tres horas con Huber Matos, alma, mentor y guía de una Revuelta bien inspirada pero abortada por un egocéntrico con trazas de megalomanía. Los hermanos Castro acuñaron el término "democracia popular", un engendro semántico comunista destinado a perpetuar la dictadura. No es difícil encontrar la diferencia entre la democracia a secas y la "democracia popular". Es una diferencia similar a la que existe entre la camisa y la camisa de fuerza.

Físicamente Huber Matos es bajo, de intensos ojos azules y con una facundia que ya se la quisiera el mejor dotado de los políticos. Aunque soportó con estoicismo 20 años cautivo -por discrepar con Fidel Castro- no alberga inquina y sus palabras están exentas del veneno contagioso de la odiosidad.

Fue el más amigo del Che Guevara, y admite que fue un monigote utilizado a destajo por un enigmático y siempre manipulador Fidel…

"El Che Guevara era un tipo ávido de aventuras. Buscaba un escenario para pasar a la historia y lo logró, pero ¡a qué precio!"

Matos tiene razón. Ernesto Che Guevara -pésimo estratega aunque sí muy valiente- en sus alocuciones destilaba pólvora y deseos de cambiar la cháchara del café y el mojito por un campo de batalla.

El 22 de enero de 1957 Ernesto "Che" Guevara enfrentó con sus compañeros el súbito ataque de un soldado cubano que les abrió fuego desde una casucha, a veinte metros de distancia. El Che disparó dos veces. Con el segundo tiro, el soldado se desplomó. Era el primer hombre que el Che había matado. Tal vez fue allí -a los 29 años- que el Che perdió su inocencia de intelectual, de leninista teórico, de guerrillero itinerante. Solo dos años mas tarde, cuando los barbudos tomaron La Habana, Fidel Castro le encomendó la jefatura del fuerte de la Cabaña, con sus más de mil presos políticos. En cien días, el Che ordenó la ejecución de 55 de ellos. Sólo Raúl Castro lo iba a sobrepasar como verdugo inmisericorde de una Revolución con mas sangre que resultados.

Conversar con Huber Matos es palpitar con los latidos de la Historia. A despecho de sus 92 años mantiene una lucidez que le hace narrar los episodios con rigurosidad de espeleólogo y entusiasmo de adolescente. Sazona los argumentos con cifras y su curiosidad no da tregua a una memoria intacta.

Acompañado siempre de su médico, el doctor Rolando Baster -otro tipo excepcional- hablamos de todo aquella mañana del mes en curso.

Conocerlo fue un agrado. Entrevistarlo, un honor.

Jamás olvidaré sus palabras de despedida:

-"Hermano chileno… Cuba vive hoy el final de un tornado de horror y ya empieza a envolverla la brisa edificante de la libertad. Pronto la veremos libre y soberana"

Sabias palabras de un héroe en vida.

Para concluir en aquello de que el sueño de los que están despiertos se llama a esperanza.




Por favor, sus comentarios y evaluación. Gracias.

Compartir en Facebook