Piramides de Egipto
Bookmark and Share



 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
TEMAS DE ACTUALIDAD
Abril de 2011


Entrevista a Luis Donoso:
"VENDRÁN GRUPOS A PRESIONAR A LA REGIÓN DE AYSÉN"

Experto geofísico advierte que la tranquilidad de Aysén se verá alterada por el advenimiento de protagonistas con intereses económicos globales. De paso, asegura que hay mejores alternativas energéticas que Hidroaysén.

Más allá de los análisis técnicos en torno al terremoto de febrero del año pasado, la ciudadanía -en general- tiene legítimas aprensiones.
Pese a la comprensible angustia de quienes aún no ven satisfechas sus demandas y les aguarda un segundo invierno en malas condiciones y con lenta recuperación económica regional, existen factores difíciles de superar en breve plazo, como las expropiaciones requeridas o el reemplazo de viviendas dispersas, en lugar de campamentos o conjuntos habitacionales.

Luis Donoso: "Para generar un sismo se requiere lo que se llama energía elástica acumulada"


LA VOZ DE UN EXPERTO

Hace algunos años conoció al senador Antonio Horvath y juntos han emprendido un interesante accionar que ha permitido introducir, y luego mentalizar a las autoridades en el sentido que existe en el país un déficit desde el punto de vista del monitoreo de los riesgos naturales. "Afortunadamente pudimos forzar a que el sistema reaccionara. Pudimos hacer que se generara un servicio sismológico nacional.
Más tarde, con la catástrofe de Chaitén, también nos involucramos con el senador Horvath; y logramos que el gobierno de la época reconociera que existía realmente un déficit considerable en lo concerniente a monitoreo volcánico".

Luis Donoso Carmona es autoridad nacional y experto de marca mayor. Frecuentemente asiste a simposios internacionales en torno a su área de conocimiento, que -en estricto rigor- abarca más allá de lo meramente relacionado con sismos.
Geofísico y magíster de la Universidad de Chile, es además Diplomado en Gestión de Negocios de la misma casa de estudios; y hace poco egresó de un magíster en Seguridad y Defensa de la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos.

-En Aysén existe una suerte de psicosis en torno a que el próximo sismo tendría como epicentro esa región. ¿Tiene asidero científico esa hipótesis?
-Para generar un sismo se requiere lo que se denomina energía elástica acumulada. Con la secuencia sísmica del año 2007 se liberó una cantidad significativa de ella. Esta energía, para el caso del sismo principal del 21 de abril del 2007, representó una magnitud de 6.2 grados. Por lo tanto, para volver a tener una energía acumulada de estas dimensiones necesitas que procesos tectónicos actúen durante un largo periodo de tiempo. Tomando en cuenta que el último sismo conocido con dichas características fue el 28 de julio de 1928 ya se puede tener una aproximación del orden de 80 años para un sismo equivalente. Eso en un modelo simplificado para una zona puntual.
Ahora bien, sismicidad local menor siempre va a existir en Aysén, pues la región contiene entro otros al sistema de fallas Liquiñe-Ofqui que está activa. Y si bien pueden ocurrir sismos perceptibles por la población en el mediano plazo -hablamos de diez a veinte años- hoy es imposible predecir su ubicación y menos su magnitud con sus respectivas intensidades.

-A raíz del sismo de febrero del año pasado, el arquitecto Alejandro Aravena, vinculado a la reconstrucción, señaló que las ciudades costeras de nuestro país debieran ser llenarse de bosques, ya que éstos permitirían atenuar los efectos de un tsunami.
-Debes tener en cuenta que un tsunami no es lo mismo que un estero o río que se desborda, sino que es un proceso dinámico de alta energía, en el cual se produce un ingreso de una masa de agua (mar) con una velocidad cercana a los 60 kilómetros por hora a lo largo de una extensa zona costera, esta masa de agua tendrá una altura que dependerá de la magnitud del sismo, las características del fondo marino local, las condiciones de marea, las condiciones de viento, la topografía del borde costero y otras variables que solamente se descubren su relevancia una vez ocurrido el tsunami. La historia nos muestra que en el caso de lo grandes terremotos en Chile (magnitud superior a 8.5), la altura media de esta masa de agua esta en torno a los 5 a 8m con situaciones puntuales aun mayores.

Con estos mínimos elementos ya uno se puede formar un juicio que el colocar árboles para mitigar los efectos de un tsunami es una mirada técnicamente errada, pues la escala de energía involucrada es tal que se tienen mínimas a nulas chances que ellos permanezcan allí y lo más probable es que estos árboles sea destruidos e incorporados a la masa de agua que avanza tierra adentro.

Es mi opinión que si bien plantar árboles es una excelente iniciativa medioambiental -que comparto plenamente- para el tema de tsunami es más critica y ùtil la educación. En ese sentido el SHOA (Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile) tiene a disposición de quien esté interesado y de manera gratuita desde el año 1994 (¡si año 1994!) material escolar para todos los niveles educacionales. Esto es prebásica, básica y media con textos tanto para el alumno como para el profesor. Dichos textos fueron además declarados material didáctico complementario y/o de consulta de la educación chilena en ese mismo año. (ver en: http://www.shoa.mil.cl/educa/index.php, desde allí ir a Textos Educativos.)

Ahora, ¿por qué no se consideró esta valiosa fuente de información y enseñanza en los planes regulares de formación en las escuelas del país?
Es una buena pregunta para todos los ministros de educación desde el año 1994 hasta febrero del 2010 inclusive, pues con este material de apoyo se tuvo 16 años para educar y preparar a una gran población escolar, en particular haberla preparado de mejor forma para el terremoto y tsunami del 27 de febrero de 2010.

-En Chile existe una línea que indica dónde llega una ola en caso de tsunami, pero existe como información confidencial. La razón es que de hacerse pública esa información, sería un freno a la inversión urbana. ¿Qué indica la experiencia en otras latitudes?
-Nuevamente volvemos al SHOA. Lo que tu mencionas es incorrecto pues todas las cartas teóricas de inundación nunca han sido confidenciales. Más aún, éstas siempre han sido material público y de libre disposición para todos, Si se quieren consultar basta con ir a http://www.shoa.cl/servicios/citsu/citsu.php en donde el material mas antiguo es del año 1997 y la ultima actualización corresponde a la carta de Puerto Chacabuco donde se representan los efectos del sismo de abril del 2007. Todas las cartas de inundación de la zona central fueron generadas entre el año 2000 y el 2004.

Por lo tanto, existiendo esta información en forma libre y a disposición de la comunidad, la responsabilidad de su aplicación y el que se tengan las contramedidas respectivas en el caso de un tsunami pasan al nivel administrativo en el caso del ordenamiento territorial… y a nosotros ciudadanos con derechos y deberes para conocer de primera fuente cual es el grado de exposición frente a una alerta de tsunami en una zona costera en particular.

La experiencia en otras latitudes es clarísima. Primero: educación. Siempre educación es la base. Segundo: un ordenamiento territorial claro y construido sobre criterios técnicos. Tercero: una fluida relación entre todas las instituciones encargadas tanto de la parte técnica como de la autoridad de protección civil, pues esta última instancia es la responsable de tomar las decisiones basadas en la información que recibe.

Compartir en Facebook