Piramides de Egipto
Bookmark and Share



 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
TEMAS DE ACTUALIDAD
Abril de 2011


CHILE Y LA OCDE

Desde hace un buen tiempo Chile milita en otra división, y eso tiene -como consecuencias- mayores desafíos y exigencias superiores.

Esta vez la reconvención vino justamente desde un organismo de gran jerarquía. Desde que Chile ingresó a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) se hizo casi práctica consuetudinaria escuchar alabanzas y juicios apologísticos hacia su economía.

Como el tamiz de este organismo es exigente, en esta ocasión el reparo hacia Chile tuvo relación con la deficiente distribución del ingreso.

El 0,5 % del coeficiente de Gini representa la mayor desigualdad de ingresos entre los 34 países que forman parte del organismo.

La respuesta de las autoridades chilenas fue sensata y prudente. El propio ministro Felipe Larraín admitió que se trata de un desafío pendiente pues la OCDE no ha hecho otra cosa que llamarnos la atención acerca de un punto que ya conocíamos. El titular de la cartera de Hacienda añadió que "lo que sucede es que ahora nos estamos comparando con los países más exigentes, ya que nuestro rango de comparación ha cambiado y es de una categoría superior".

¿Qué hacer para mejorar esta irritante distribución del ingreso? Todos los expertos coinciden que el instrumento más eficaz es la educación, donde se pueden palpar avances que pronto debieran reflejarse en las estadísticas.

Hoy por hoy todo chileno tiene educación básica rendida y una inmensa mayoría tiene la enseñanza media completa. Luego, esta brecha educativa se va a reducir, lo que traerá a parejas una mayor igualdad salarial.

Como ahora Chile milita en la División de Honor de los países -llamada amistosamente "Sub-34"- no puede omitirse a la forma en que se homologa a los países que a este selecto grupo pertenecen.

La entidad internacional señala en su informe de la necesidad de que nuestro país realice modificaciones en el ámbito laboral. Ojala tomen conciencia de esto algunos parlamentarios cuya rigidez doctrinaria parece haberse congelado en la década de los setenta. Que la propuesta venga de un organismo tan cotizado como la OCDE bien podría hacerlos cambiar de opinión.

Añade la entidad que Chile debe realizar cambios que promuevan la flexibilidad en el mercado del trabajo local, alcancen una mayor incorporación de la mujer y los jóvenes.

Además, sugiere reducir la retribución por despido que -a juicio de la OCDE- es "relativamente alta".

Sin duda, una admonición que Chile está en condiciones de cumplir.

No en vano fue aceptado como socio de este club de países privilegiados.


Nota del Editor:
Coeficiente de Gini: es un número entre cero y uno que mide el grado de desigualdad en la distribución del ingreso en una sociedad determinada.

Compartir en Facebook