Piramides de Egipto
Bookmark and Share



 
 
 
 


JORGE ABASOLO ARAVENA
PERIODISTA
jabasoloaravena@gmail.com
TEMAS DE ACTUALIDAD
Diciembre de 2010


LICEO POLITÉCNICO DE PITRUFQUÉN

La idea de su director es construir una red de apoyo con la empresa privada, especialmente la del norte de nuestro país. Con una gestión encomiable, en pocos años el establecimiento de la novena región muestra un rostro remozado con resultados altamente meritorios.

¿Qué elementos inciden para que un establecimiento con similares recursos a lo habitual tenga perfil propio y destaque sobre el resto?
El factor más influyente radica en el liderazgo, sin duda.
Para Carlos Sánchez Cantero, Director del Liceo Politécnico de Pitrufquén, la clave estriba -también- en construir un buen equipo.
Y un buen equipo se basa en el diálogo, en atender las inquietudes de quienes lo componen, lo que permite "ponerse la camiseta" y vibrar por un Liceo al que se percibe como de excelencia.

Debe darse esa mezcla de identidad/orgullo con el establecimiento.
Otro rasgo basal para lograr resultados es analizar las capacidades individuales de los jóvenes para extraer lo mejor de ellos.
Se debe testear y extraer lo mejor de cada educando.

Pero es claro que los avances de este Liceo obedecen en considerable medida al liderazgo de su director. Y es que está archi comprobado que los establecimientos educacionales con similar infraestructura y estilos, pero que logran posicionarse sobre el resto, cuentan con un director cuyas capacidades de liderazgo desbordan las fronteras de lo habitual.

Es lo que se percibe en Carlos Sánchez, ingeniero y director de este Liceo.
Ser un buen director, un buen jefe y/o conductor, alguien capaz de establecer una buena comunicación con sus colaboradores, de respetarlos y de darles el reconocimiento necesario, que entienda y oriente sus objetivos -apoyando y fomentando sus capacidades- y que logre que se sientan a gusto, motivados dentro del trabajo en equipo, es hoy en día una de las claves cardinales para marcar la diferencia.


ALGO DE HISTORIA

Con una dotación de 780 alumnos, hoy por hoy en la prueba SIMCE ya han logrado estar sobre el promedio.
En efecto, en 1998, en la prueba de Lenguaje quedaron en los 209 puntos.
Ya hacia el año 2008 este puntaje se alzaba hasta los 240 puntos.
Lo del Liceo Politécnico es una historia de emprendimiento.
Y es que su nombre puede ser inserto entre los emprendedores, esa pléyade -nunca mayoritaria- pero que están destinados a marcar surco y camino.
Son los que ven en cada momento, por adverso que sea, un destello de creatividad. Son los que están provisto de una visión de largo plazo, los que cuentan las veces que se levantan, más que las caídas. Para ellos, las crisis no son más que oportunidades en ropa de trabajo.
Los auténticos emprendedores son aquellos individuos que piensan en grande y son capaces de liderar hasta la motivación a sus equipos de trabajo o dirigidos.

El director Sánchez supervisa las obras del nuevo edificio: "Mi idea es suscribir convenios y acuerdos con la empresa privada del norte"



El Liceo de Pitrufquén ofrece a los jóvenes especialidades en Mecánica automotriz, Electrónica, Contabilidad y Atención de enfermería pero Sánchez apunta a un compromiso de marca mayor, donde la empresa debe jugar un rol de capital importancia.
Ha crecido en infraestructura, en mejorar la docencia y -por ende- la calidad de las clases. Y como saben cuidar el capital humano, se han mejorado las condiciones de trabajo de los profesores. Con ello las expectativas de los alumnos siguen en alza.
Carlos Sánchez relata que hace unos años costaba persuadir que los jóvenes podían acceder a la Universidad. Algunos ni querían rendir la PSU.
Hoy ya un importante porcentaje de muchachos rinden la PSU con resultados sorprendentes.
Por ejemplo, el año pasado uno de los jóvenes logró 819 puntos en Historia y Geografía.
Este avance obedece a un trabajo serio de profesores y asistentes de la educación, con una meta en común: mejorar la calidad de los aprendizajes en todas sus áreas.


LOS DOS EDIFICIOS

El Liceo cuenta con un edificio de tres pisos, construido con dineros producto de la llamada jornada escolar completa, más un préstamo del Banco del Estado y recursos de la institución.
Eso sí, en los avances alcanzados hay un tema de gestión, en donde la visión de su director ha sido factor imprescindible para llegar al sitial que hoy ostentan.
En la actualidad se trabaja intensamente en la construcción de las nuevas dependencias, las que deberán quedar terminadas en el mes de marzo del próximo año. Son tres mil metros cuadrados, que albergarán un Taller de Mecánica, salas de clases y un amplio internado.
El Taller de Mecánica incluye además salas de computación, video-conferencias y una amplia biblioteca. En otras palabras será una especie de Facultad de Mecánica, y lo pudimos constatar en terreno.


El frontis del nuevo edificio que albergará la Facultad de Mecánica, cuenta con modernas y cómodas dependencias.



ROL DE LA EMPRESA PRIVADA

Carlos Sánchez asume la dirección el año 1998, luego de llegar de una pasantía en Brasil.
Allí Sánchez constató la trascendencia que se le asigna en ese país a la Educación Media Técnico-Profesional.

-¿Es trasladable el ejemplo de Brasil a Chile?
-En Brasil existe una infraestructura de nivel sobresaliente, muy distante a lo que vemos habitualmente en Chile. Allá se da una conexión intensa entre la empresa y el colegio.
En este aspecto, suscribo lo que dice el economista Sergio Melnick, en el sentido de que el mundo empresarial tiene una misión pública, no solo privada. ¡Y qué mejor que la educación para poder desarrollarla!

-¿Qué les ofrece la región para realizarse profesionalmente a los muchachos?
-Desgraciadamente en la novena región existen pocas empresas. Por eso me acongoja ver que muchos jóvenes talentosos vean tronchadas sus aspiraciones y expectativas. Es un despilfarro para las empresas no aprovechar estos chicos.
Hay que mirar al norte. Las empresas mineras quisieran contar con profesionales como los egresados de nuestro Liceo. Es una tarea de largo aliento, pero en eso estamos empeñados.
La empresa privada debe acercarse a nosotros...o nosotros provocar este encuentro. Debemos ir en procura de crear redes de apoyo. Bienvenidos ellos a este mundo. Queremos que nos ayuden a generar el capital humano que tanto requiere este país.

Sánchez enfatiza que para construir un buen liceo se requiere "forjarse en colectivo".
Tiene claro que el director es un factótum y debe maximizar las capacidades y virtudes de cada uno de los agentes involucrados.
Hasta el momento, los resultados no pueden ser más auspiciosos.

Compartir en Facebook