Piramides de Egipto
Bookmark and Share

 
 
 
 

Entrevista/Reportaje
Rodrigo Delaveau

REFORMA PROCESAL PENAL:
MITOS Y REALIDADES...

Las cárceles públicas tradicionales prácticamente no son cárceles. Perdonen la expresión, pero parecen "perreras".

Por Jorge Abasolo Aravena
jabasoloaravena@gmail.com

Julio de 2010

No hay duda que las expectativas puestas en la reforma procesal penal han decaído. Tampoco hay dudas que tal reforma -en términos muy generales- ha constituido un avance significativo en la forma de investigar y administrar justicia en el país. Pero la nota alta la obtiene en lo tocante a transparencia y modernización del sistema, lo que ha redundado en una agilización de los procesos.

No obstante, hay mucho por hacer para que en Chile los términos Justicia y Legalidad no se sigan dando la espalda.

La reforma es demasiado garantista. Protege en exceso el derecho de los imputados por sobre el de las víctimas.

También se advierte una falta de modernización y adecuación de otras instituciones que interactúan con el nuevo sistema, como el SML y se observa un excesivo gasto en infraestructura ociosa.


-¿Tiene hoy el Fiscal demasiado poder para investigar los ilícitos?
-En toda sociedad libre hay que entender que todos los poderes públicos, por el hecho de ser poderes públicos, tienen límites. En todo Estado de Derecho tanto gobernantes como gobernados están sujetos a limitaciones, y con mayor razón aquellos que ejercen una función pública.
Obviamente que como ente público, el Ministerio Público y el Fiscal o quien ejerce esa función, está sujeto a las mismas limitaciones.
Por lo tanto, ellos están obligados a rendir cuentas.
Debemos dejar en claro que nosotros los chilenos somos de una cultura que está poco acostumbrada a rendir cuentas. Y desgraciadamente los ciudadanos somos reacios también a solicitar esas rendiciones de cuentas.
La polémica que se ha suscitado en relación al Fiscal y sus potestades, tiene que ver con que nosotros les hemos entregado el monopolio de la acción penal, y eso implica que ellos deben responder en relación al cargo que se les dio y a los fondos asignados.
No sé si es un problema de que tenga muchas o pocas facultades. Lo que sí es cierto es que a tal nivel de facultades, debe tener un mismo nivel de responsabilidad pública.
Esos dos elementos tienen que ser equivalentes.

-¿Por qué solo el Fiscal lleva el estudio de cada caso? Carabineros y la PDI perfectamente podrían llevar una investigación en paralelo, para dejarla después en manos del Fiscal. Ello garantizaría un trabajo más completo.
-El sistema deja exclusivamente en manos del Fiscal cada acusación. Sin perjuicio de ello, existen facultades de la PDI y de Carabineros para llevar ciertas investigaciones. Pero transcurridos ciertos avances en esa investigación, tienen la obligación de entregar esa información al Fiscal.
Eso sí, en la práctica y en la mayoría de los casos, ello no opera así.

-Pero con la investigación en paralelo de Carabineros y la PDI el trabajo podría ser mucho más acabado, más completo.
-Puede ser. Lo que hay que ver es cómo operan los incentivos para los Fiscales. O sea, qué incentivos tienen para seguir adelante con investigaciones que podrían ser de difícil pesquisa, donde hay que invertir quizás demasiados fondos públicos que no tendrían sentido.

-¿Abusan los Fiscales del principio de oportunidades?
-¿Por qué hay tantas investigaciones abandonadas y que terminan sin acusados?

-Es que hay incentivos diferentes a los abogados -por ejemplo- de la Defensoría. Sabemos que la Defensoría está a cargo de llevar la defensa de los imputados que no pueden procurarse la defensa de un abogado por sus propios medios.
Hay cierto diseño para que las investigaciones no prosigan; y creo que ahí hay que perfeccionar mucho la institucionalidad vigente.


LA MALDITA PUERTA GIRATORIA

-¿Qué se puede hacer para evitar los excesos de delincuentes peligrosos que parecen ir a la cárcel "en comisión de servicios"?
-En esto hay responsabilidades del poder legislativo, del ejecutivo y del judicial. Por eso se dice que hay muchas puertas giratorias.
Desde el punto de vista del legislador, obviamente que falta perfeccionar leyes para que esto no ocurra, tanto en la reincidencia como en la implementación de ciertas políticas que puedan ayudar.
En general, el tema de las leyes es bastante marginal, porque está la otra responsabilidad, que es del ejecutivo: tanto en prevención como en rehabilitación.
En prevención nos referimos a todo el despliegue que pueda hacer Carabineros desde el punto de vista territorial y funcional. Falta especificar el llamado "plan cuadrante" y la denominada "comuna segura" para cada realidad comunal de Chile. Es muy distinto cómo opera eso en una caleta de pescadores en Chiloé, en una ciudad minera del norte o en una ciudad como Melipilla. Las realidades de las comunas en Chile es inmensamente diversa.
En materia de prevención, tan importantes como las leyes, son las señales que se dan. Por ejemplo, ahí está lo que NO pasó para el Día del Joven Combatiente. Y eso fue así porque días antes el presidente visitó a las máximas autoridades encargadas del orden. Ese gesto inhibió a los antisociales. Ese tipo de señales son muy decidoras.
Ahora, en lo que respecta a rehabilitación está la gran deuda de los gobiernos de la Concertación en materia carcelaria. No quiero politizar el tema, pero los hechos fueron así. Para marzo del año 2006 habían diez cárceles proyectadas. Pues bien, para marzo del 2010 seguimos en las mismas seis proyectadas. O sea, perdimos prácticamente cinco o seis años en materia carcelaria. Y pongo énfasis en el tema de las concesiones porque la realidad carcelaria entre las cárceles concesionadas y las cárceles públicas tradicionales es sideral, es diametralmente opuesta. En las cárceles concesionadas hay celdas individuales, existen talleres de rehabilitación, talleres y actividades culturales, en fin. En cambio, las cárceles públicas tradicionales prácticamente no son cárceles. Perdonen la expresión, pero parecen "perreras". Tanto así que muchos gendarmes cierran las puertas y no tienen idea de lo que pasa adentro. En recintos así la rehabilitación es imposible.

Compartir en Facebook